Philippe Briand.

Motores Scania Barcos de Placer

Philippe Briand, diseñador y fundador de Vitruvius Yachts, habla sobre las limitaciones forzadas del diseño remoto y la comunicación en línea a raíz de la pandemia.

 

El último año y medio de la emergencia de Covid-19 también ha puesto a prueba a los diseñadores de embarcaciones, quienes acostumbrados a pasar mucho tiempo con el futuro propietario, no están preparados para diseñar un yate de forma remota. De hecho, las reuniones presenciales han sido reemplazadas por las reuniones online, con la relativa transición a nuevos métodos creativos y comunicativos.

Philippe Briand en los últimos meses ha desarrollado métodos eficientes y productivos para su equipo de diseñadores, satisfaciendo incluso a los clientes más exigentes; como los dos futuros propietarios que en estos complicados meses han elegido al diseñador, con estudio en Londres, para la creación de un yate Lifestyle de 66 metros y un yate Expedition de 55 metros.

“En una llamada telefónica reciente con el propietario de nuestro proyecto de yate Lifestyle actualmente en construcción en el astillero Rossinavi en Viareggio,  bromeamos diciendo que será el primer yate que se construirá a través de Zoom, ya que hemos estado trabajando juntos durante más un año sin habernos conocido físicamente”, recuerda Briand. Un proceso “sorprendentemente educativo incluso después de la larga experiencia en el campo náutico, según el célebre diseñador, que durante todo el proceso creativo hizo suyo su mantra “preparación, incubación, evaluación, elaboración y comunicación”.

Yate Lifestyle.

“Otro cliente se puso en contacto con nosotros hace unos meses para un yate de 52 metros, con un panorama comparativo de lo que le gustaba en cinco yates actualmente disponibles en el mercado. Sabía lo que quería, adaptarse a una plataforma de menos de 500 GT. Por lo tanto, el desafío no era solo crear un yate que cubriera todas estas necesidades, sino también poder comunicarse y trabajar de manera constructiva con él, con la restricción de no poder reunirse en persona”, señala Briand.

Un desafío complejo es también el de diseñar a distancia un yate técnico como el explorador Shinkai de 55 metros, en construcción en el astillero holandés Feadship: un buque para expediciones en mares extremos, equipado con un submarino para tres personas y una serie de vehículos, incluyendo un Toyota Land Cruiser.

Pero ahora que se define la esencia de los yates, la arquitectura y el concepto naval, los diseñadores se han dado cuenta de los límites de lo que solo se puede operar con éxito de forma remota. “Fue una curva de aprendizaje empinada que probablemente también alargó un poco el proceso”, explica Philippe Briand. De hecho, cada miembro del equipo del proyecto se ha enfrentado a las fases iniciales del trabajo de forma individual y la tecnología ha simplificado y acelerado los momentos de comparación e intercambio, por lo que probablemente el método todavía se explote parcialmente en el futuro.

Yate Expedition.

Sin embargo, diseñar de forma remota sigue siendo una excepción para el propio Briand“¿Seguiremos utilizando herramientas de comunicación remota en el futuro, una vez que se nos permita volver a nuestras reuniones cara a cara? Sí, lo más probable es que, hasta cierto punto, pero ¿seguiremos prefiriendo los aspectos reactivos y personales de colaborar en persona? ¡No hay duda!”, concluye el diseñador.

Artículo anteriorWALLY: PROTAGONISTA DE LAS REGATAS DE PRIMAVERA EN PORTOFINO
Artículo siguienteBRASIL – YAMAHA PRESENTA SUS NUEVOS MOTORES DE 2 TIEMPOS DE 30 Y 40 CV