Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

VENDÉE GLOBE – EL ANGUSTIOSO RECATE DE KEVIN ESCOFFIER TRAS 11 HORAS EN SU BALSA SALVAVIDAS

Velero PRB Vendée Globe 2020

El francés lanzó el lunes por la tarde una baliza de socorro al detectar una vía de agua en el casco de su barco. A las 2 de la madrugada reapareció junto a su rescatador Jean Le Cam.

 

 

El equipo PRB ha informado que Kevin Escoffier, patrón del IMOCA60 ‘PRB’ ha sido rescatado sano y salvo por el ‘Yes we Cam’ de Jean Le Cam a 600 millas (1.100 km) al oeste del Cabo de Buena Esperanza. Escoffier lanzó a las 14:46 CET de este lunes una baliza de socorro al detectar una vía de agua en el casco de su barco. En ese momento se inició una operación de rescate coordinada por Jacques Caraës, director de la regata.

Las horas transcurridas desde el último mensaje de Escoffier justo antes de que abandonase el barco para saltar urgentemente a su balsa salvavidas han sido interminables. Pero ya se ha visto a Escoffier a bordo de ‘YesWeCam!’ a través de un vídeo en vivo porque Jean Le Cam había conectado su sistema de vídeo durante todas las operaciones de búsqueda. El patrón del ‘PRB’ apareció sonriendo, envuelto en su traje de supervivencia, junto a Jean Le Cam.

Jacques Caraës, el director de la carrera ha explicado que enviaron a Jean Le Cam “a una posición recibida por la CROSS Gris Nez (Centro de Operaciones de Salvamento) que había enviado la baliza de salvamento del ‘PRB’, pero al llegar a este punto no encontró a nadie y siguió rumbo al Sureste”.

Navegó a velocidad reducida (1,5 nudos/3km/h) bajo viento de 20-25 nudos (38 a 48 km/h). Unos minutos después de las 02:06, Jean Le Cam reapareció y se vio a Escoffier llegar con un traje de supervivencia. Ambos estaban bien.

PÉRDIDA DEL CONTACTO

Cuando Kevin Escoffier advirtió a su equipo en tierra que había un a vía de agua en el ‘PRB’ y activó la baliza de socorro, se ordenó a Jean Le Cam, que estaba a 20 millas (38 km) detrás de él, que se dirigiese a la zona. Llegó a las 17 horas e hizo contacto visual con la balsa salvavidas y a Escoffier en ella, pero a la hora de maniobrar para llegar lo más cerca posible de la balsa, Jean le Cam perdió el contacto visual con él en mitad de la oscuridad y con un oleaje de 4-5 metros. La señal AIS de Escoffier perdió alcance debido al fuerte mar.

Para reforzar el rescate, el director de carrera desvió a tres patrones que competían en la misma zona: Boris Herrmann (SeaExplorer – Yacht de Monaco), Yannick Bestaven ( Maître CoQ IV ) y Sébastien Simon (ARKEA PAPREC).

Curiosamente, el 6 de enero de 2009, durante aquella Vendée Globe, Vincent Riou, entonces patrón del ‘PRB’ , salvó a Jean Le Cam en Cabo de Hornos.

Todo el equipo PRB ha agradecido sinceramente a Jean Le Cam y a los otros tres patrones, Boris Herrmann, Yannick Bestaven y Sébastien Simon, que cambiaron su rumbo para ayudar en las labores de búsqueda, su colaboración.

“EL BARCO SE DOBLÓ SOBRE SÍ MISMO”

Horas después, el propio Escoffier describió el accidente: “Lo que pasó fue surrealista, el barco se dobló sobre sí mismo tras impactar con una ola a 27 nudos (52 km/h)”. “Escuché un crujido pero, sinceramente, no necesité oír el ruido para entender lo que había pasado. Miré la proa y estaba formando un ángulo de 90°. En cuestión de segundos había agua por todas partes, la popa del barco estaba bajo el agua y la proa apuntaba hacia el cielo”, explicó.

El barco se había partido por la mitad por delante del mamparo del mástil. “No tuve tiempo de hacer nada. Solo pude enviar un mensaje a mi equipo: ‘Me estoy hundiendo. Esto no es una broma, Auxilio'”, relató.

No pasaron ni dos minutos en estar todo inundado. Fue extremadamente rápido, salí a cubierta, me puse el GST (traje de supervivencia) lo mejor que pude. Vi humo, la electrónica ardiendo y Todo se apagó. El único reflejo que tuve fue agarrar el teléfono para enviar el mensaje y el ya referido GST. Quería coger la bolsa de apoyo (bolsa de supervivencia) pero no lo logré porque el agua estaba subiendo rápidamente”, recordó Escoffier.”Me hubiera gustado quedarme un poco más a bordo pero pude ver que todo iba muy rápido y me metí al agua con la balsa”, señaló.

“En ese instante”- prosiguió-, “no me pude tranquilizar. Estás en una balsa con 35 nudos (68 km/h) de viento y eso no es nada tranquilizador. Solo me tranquilicé cuando vi a Jean Le Cam. Pero el problema era cómo dejar la balsa y subir a bordo de su barco“. “Nos dijimos dos o tres palabras a distancia, pero el mar encrespado y el oleaje hizo que se viese obligado a alejarse un poco y luego vi que se quedaba en la zona. Me quedé en la balsa hasta altas horas de la madrugada, pasaron diez horas”, continuó el patrón galo.

“¡MALDITA SEA, YA ESTÁS A BORDO!”
Juan Le Cam seguía de cerca la señal de la baliza de Escoffier. Las duras condiciones meteorológicas provocaban que algunas veces la perdiese. “No sabía si el clima iba a mejorar lo suficiente como para permitir una maniobra. Se acercó a 2 metros de mí, me envió un cabo pero fue difícil detener el bote. Finalmente logré agarrar un tubo, una barra para subir a bordo. Todavía había mucho mar con olas de tres metros y medio“.

Además reconoció que el momento de estar a bordo del ‘Yew we Cam¡’ fue muy emotivo. “Nos abrazamos el uno al otro y me dijo: “¡Maldita sea, ya estás a bordo!. Y le respondí “te he jodido tu carrera, y estabas haciendo una gran carrera” y me contestó: “Está bien, la última vez fui yo quien tiró la carrera de Vincent Riou cuando vino a rescatarme en 2009”.

Fuente: El Mundo

Compartir en: