Triton Submarinos

Los submarinos privados se han convertido en los últimos tiempos en el fetiche de moda en el mundo de los superyates.

 

Por mucha eslora, helipuertos o piscinas que tenga a bordo, tu barco será un ‘mindundi’ si no cuenta con un sumergible. Desde hace unas semanas, el propietario de un Lürssen de 142 metros de eslora puede presumir de tener la primera unidad del mejor submarino de lujo: el Triton 3300/6. Ningún otro artefacto del mercado permite inmersiones tan profundas con tanta capacidad de pasajeros.

Construido por Triton Submarines, el 3300/6 es el primer sumergible de casco acrílico a presión para seis ocupantes homologado para inmersiones de más de 1.000 metros. Cuenta además con el compartimiento de pasajeros esférico y transparente más grande del mundo, una ventana de 360 grados al océano exterior. Todo lo necesario para vivir experiencias inolvidables en las profundidades desde “un salón bajo el mar”, como ha sido descrito.

El volumen interior de este tritón es proporcional a la cabina de un pequeño avión privado (Cessna Citation CJ2), cinco metros cúbicos, suficiente para ubicar media docena de asientos ergonómicos de cuero. Fabricada con resina acrílica, la esfera tiene un diámetro exterior de 2,5 metros. El cliente puede personalizar el color del submarino y los asientos. En el caso de la primera unidad, el armador ha optado por un casco azul claro para tratar de mantener la armonía cromática con el agua durante las expediciones.

Gracias a sus dos propulsores de 12,5 kW cada uno, este tritón avanza a una velocidad de tres nudos, suficiente para deleitarse tranquilamente mientras se descubre el mundo bajo el mar. Para no perder detalle, está equipado con un juego de luces LED de 20.000 lúmenes.

El proceso de diseño y construcción se prolongó dos años, lo que demuestra la complejidad del proyecto. Debido a las cláusulas de confidencialidad que blindan el ecosistema de las grandes esloras no ha trascendido hasta la fecha qué embarcación disfruta de este artilugio, si bien el astillero alemán Lürssen botó recientemente una creación de142 metros de eslora, el Nord. ¿Será este barco el ‘garaje’ del Triton 3300/6?

El equipo de Triton trabajó en estrecha colaboración con el representante del propietario, la empresa SEMarine, para la integración de los sistemas necesarios a bordo del yate. “Tras el desarrollo y el éxito revolucionario del Triton 36000/2 (LF), que logró el récord mundial de inmersión más profunda, fue agradable diseñar otro hito sumergible”, explica el diseñador principal del proyecto, John Ramsay. “Esta vez, la atención se centró más en el lujo y la experiencia del invitado que en la profundidad extrema. Estoy especialmente orgulloso del nivel de comodidad y espacio que hemos logrado en un sumergible”, señala. También destaca cómo su equipo ha conseguido un sumergible ligero y compacto, así como el nuevo sistema de elevación con grúa.

Por su parte, Patrick Lahey, presidente de Triton, confirma el crecimiento de la demanda en el mercado de submarinos privados.” Si bien entregamos un sumergible de 24 pasajeros a principios de este año para ser empleado en el sector del turismo, la entrega del Triton 3300/6 representa el primero de varios modelos para seis, siete y nueve personas que serán entregados en un futuro cercano”. Hasta la fecha, su empresa ha entregado el duodécimo sumergible.

El precio del nuevo submarino privado podría rondar los 4,5 millones de euros según algunas publicaciones.

Fuente: Nauta 360

Artículo anteriorVEETHREE LANZA EL SISTEMA DE COMUNICACIÓN DIGITAL VEECONNECT
Artículo siguienteLEADER 12.5, UN 40 PIES CON FUERA DE BORDA