Navegando en Teyú Cuare, cerca de Posadas en Misiones

Se encuentra a sólo una hora de navegación desde Posadas, remontando el Paraná hacia el norte. Aguas mansas y cristalinas, bosques sumergidos, y enormes formaciones rocosas en forma de barrancas le otorgan al paisaje una singular belleza.

Realizando una producción fílmica y fotográfica con Nautica Aire Libre de Posadas (Misiones) que comprendía en la presentación de algunos modelos de embarcaciones que esta empresa comercializa en la provincia, uno de los días de nuestra estancia en la capital misionera decidimos realizar la travesía hasta la zona de Teyú Cuaré, un Parque Provincial ubicado a 70 kilómetros de la ciudad de Posadas (existe una ruta para hacer el viaje en vehículo). Para tal fin alistamos dos embarcaciones, una Eclipse 23 de Arco Iris motorizada con un fuera de borda Suzuki de 200 HP y una G170 de Astillero Geuna motorizada con un fuera de borda Mercury de 90 HP. 

Zarpamos desde una de las tradicionales guarderías de la ciudad y navegamos siempre por el medio del río, con proa al norte, no es nada complejo el derrotero. Sólo hay que tener en cuenta que esta zona del Paraná, debido a la represa de Yacyretá, es como una gran laguna, de un lado la Capital de Misiones y del otro la ciudad paraguaya de Encarnación, está puede llegar a confundir un por el rumbo, aunque haciéndolo por el medio del río y con una referencia de la costa paraguaya, no hay motivos para desviarse del rumbo.

Puente Internacional que uno Posadas con Encarnación. Los cruzamos de sur a norte en el inicio de la travesía.

A poco de salir, nos encontramos con el Puente Internacional San Roque González de Santa Cruz que une la dos ciudades fronterizas, al cual lo atravesamos justo entre las dos columnas principales que lo sostienen. En pocos minutos y después de contemplar las dos ciudades, su edificios y construcciones, comenzamos a ingresar en zonas agrestes y la vegetación típica del lugar comienza a tener más presencia ante los ojos de los viajeros.

Las aguas calmas, como se dice en la náutica, eran un espejo, un aceite. De color verdoso y cristalina, las lanchas se veían espejadas en ellas. La ausencia de embarcaciones que general oleaje, y la majestuosa belleza natural transforman la navegación en algo altamente placentero. Una de las postales más bonitas para ir observando son los bosques sumergidos debido a la inundación que provocó la construcción de la represa inaugurada en 1994. Los montes emergen inertes, ya de color gris pálido, como resistiendo el paso del tiempo y transformando las aguas costeras en paisajes con rasgos surrealistas.

Luego lentamente el Río Paraná comienza a encajonarse en formaciones rocosas que van cobrando altura a medida que avanzan los kilómetros y el curso cada vez es un poco más angosto. En el derrotero no encontramos con un par de islas las cuales se pueden pasar tanto de babor como de estribor, en toda la ruta la profundidad es muy grande por lo que no representa un peligro para la navegación y menos para lanchas de porte medio. Solo hay que tener en cuenta de no navegar cerca de las costas, debido a ala presencia de los bosques sumergidos (algunos ocultos) que mencionamos anteriormente.

Los Bosques sumergidos debido a la inundación provocada por la construcción de la represa de Yaciretá en 1994.

La derrota es simple y no presenta mayores dificultades. Quizás lo recomendable es navegar de lo posible en conserva con otra embarcación. No es una zona transitada y no hay muelles en la ruta como para amarrarse ante alguna dificultad. Solo hay que buscar costas más limpias, principalmente donde no se observan árboles sumergidos o mucha vegetación en la misma. Inclusive en la costa paraguaya se conservan algunas playas donde se puede embicar la lancha ante una emergencia.

Pablo, el capitán de una de las lanchas con la que hicimos la travesía comentó una gran verdad, “hay que destacar que en toda la ruta hay muy buena señal de celular”, y eso realmente es algo muy importante a tener en cuenta a la hora de emprender esta travesía. Otra recomendación es prever el combustible. De acuerdo al consumo de la embarcación con la que se navegue, hay que tener en cuenta que la ruta ida y vuelta son una dos horas aproximadamente. Además, es tan bello el lugar de destino, tan espectacular navegar cerca de las enormes rocas de la costa y hasta la posibilidad de realizar en el lugar algunos deportes náuticos (ski, wakeboard, gomones, etc) que la recomendación es llenar los tanque como para unas 5 horas de navegación (4 horas lo que puede usarse y una hora extra para cualquier contratiempo). En el caso que la capacidad del tanque de la embarcación sea limitado, llevar un auxiliar, nunca estará de más.

La Geuna 170 con un Mercury de 90 HP navegando hacia Teyú Cuaré.
La cueva del lagarto

El Parque Provincial Teyú Cuaré (cueva de lagarto, en guaraní), situado en la localidad de San Ignacio, a unos 70 kilómetros de Posadas, Misiones (Argentina) y a muy pocos kilómetros de las ruinas jesuíticas, ofrece una belleza escénica única en la provincia y el país, por sus características ecológicas, fitogeográficas y botánicas.

En el lugar se une el paisaje de la selva misionera, a orillas del río Paraná, con particulares valores culturales e históricos, en un área natural protegida de 78 hectáreas que se mantienen en conservación y se encuentran en estado de recuperación ambiental desde hace unos 20 años, a partir de la Ley 2876 que le dio creación a la reserva natural provincial.

Un poco de historia

El nombre de este parque proviene del peñón de Teyú Cuaré, de 150 metros de altura, que en lengua guaraní significa “cueva de lagarto” y está al sur del departamento de San Ignacio, sobre la continuación de la Sierra de Amambay, de Paraguay. Abarcaba un área de 78 hectáreas, sobre la costa del río Paraná, pero debido a las inundaciones provocadas por la represa de Yacyretá, perdió el 16% de su superficie original. El parque se extiende desde el arroyo Yabebirí hacia el norte, y desde el Paraná, hasta unos 20 kilómetros hacia el interior, siguiendo una franja relativamente uniforme.

Flora y fauna

Su vegetación se ubica en una zona de transición entre las selvas mixtas y el distrito de los campos, pero alcanza, además, una pequeña parte de las selvas marginales del río Paraná, motivo que contribuye a que las especies faunísticas pasen de un ambiente a otro, hasta encontrar el hábitat más apropiado a sus funciones biológicas.

Las inundaciones provocadas por la represa de Yacyretá generaron una mezcla de efectos, no siempre positivos, y las especies que habitaban en la margen del río sufrieron la reducción de su espacio. Obligadas a subir al monte, hoy se encuentran en inferioridad de condiciones respecto a sus predadores. En cambio, los peces y anfibios se vieron favorecidos, ya que ganaron tanto en espacio como en alimento.Los guardaparques están abocados a la tarea de ir replantando las especies autóctonas del parque, contando con el apoyo de organizaciones no gubernamentales. El peñón de Teyú Cuaré, con sus 150 metros de altura, obra como un excelente mirador sobre el río y la selva. Además, hay cuatro senderos y una zona de acampe agreste en la barranca del río, cuidada por los guardaparques.

Si bien el Parque Provincial Teyú Cuaré ofrece muchas opciones de actividades para los que llegan en vehículo por tierra, esta propuesta es para lo que acceden por agua en travesía lacustre. En el sitio se encuentra “Club de Río”, un imponente complejo provisto de una gran infraestructura como para pasar una jornada en contacto con el río, la selva y con todas las actividades que se pueden desarrollar en el lugar. Cuenta con restaurantes, enormes piscinas con juego de agua y toboganes, quinchos para asados, juegos para niños, tirolesa, playa de arena, baños con ducha, entre muchas otras cosas.

Además, para lo que llegan en embarcaciones, un muelle seguro con amarras para varias lanchas. También, para lo que arriban por tierra y llevan la embarcación en trailer, hay una bajada completamente pavimentada, muy cómoda, segura y de facil maniobra. Solo hay que tener en cuenta, en el caso que haya bajante, tomar más precauciones, pero en cualquier condición se puede amarrar fácilmente en la marina y bajar una embarcación. Para más información: CLUB DEL RIO

Club del Río, el sitio ideal para pasar la jornada en Teyú Cuaré. Un sitio en la selva con toda la infraestructura necesaria para una gran estadía, ya se para los que llegan con lancha como por tierra.

Luego de una estancia de 3 horas aproximadamente en Club de Río (teníamos que seguir con la producción fílmica y fotográfica de las embarcaciones) donde compartimos un asado en los quinchos, disfrutamos de las piscinas y todas las instalaciones, embarcamos nuevamente en nuestras lanchas que muy seguras permanecieron en los muelles, seguimos con nuestras tareas en el río.

Luego, cerca de las 19 horas y después de controlar el combustible y alistar las embarcaciones para la navegación, emprendimos el retorno. Proa al sur, y una vez más navegando por el medio del Paraná, contemplamos el atardecer y el ocaso en otra derrota que permanecerá para siempre como una de las experiencias náuticas más bellas que hemos podido realizar en nuestro país. Los tonos anaranjados que ofrece la luz del sol cuando comienza a caer en el horizonte, algunas aves que sobrevolaban el río casi al ras como despidiéndose de otra jornada y las aguas más mansas aún de cómo las habíamos visto por la mañana, nos regalaron un fin de jornada único e irrepetible. Otra navegación placentera y de camaradería que empezó a terminar cuando volvimos a observar la silueta del Puente Internacional que nos anunciaba que el destino estaba pronto.

El sol finalmente se ocultó detrás de la ciudad de Posadas y ahí dimos por concluida la travesía que invitamos a realizar. Es una experiencia fantástica que con una lancha a partir de los 16 pies de eslora es muy segura y no compleja para realizar. Tómelo como opción de experiencia náutica, ya sea teniendo una embarcación en Posadas o la zona, pudiendo llevar una lancha por tráiler y bajarla en la capital de Misiones, o la opción de un servicio de catamarán turístico que parte en temporada desde Posadas.

Travesía a Teyú Cuaré

Datos e información a tener en cuenta

Puerto de partida: Posadas

Bajada de lancha: si llega con lancha para bajar en Posadas, hay varias opciones para hacerlo en guarderías privadas y hay una bajada pública en Av Antártida Argentina y Av Almafuerte

NO RECOMENDAMOS GUARDERÍA PIRA PYTA: si bien es el más grande y con más servicios, es mucho el destrato hacia los visitantes no socios.

Puerto destino: Club de Río en Teyú Cuaré. Excelente infraestructura.

Tiempo de navegación de travesía: 2 horas (ida y vuelta)

Tiempo de uso lancha (travesia + actividades náuticas + reserva combustible): 5 horas

Combustible: prever cantidad de litros teniendo en cuenta la autonomía de la embarcación.

Derrota: durante la misma no hay reaprovisionamiento de combustible, no hay muelles, costas accidentadas, algunas playas.

Navegación: hacerlo por el medio del río, sobre las costas hay muchas zonas de bosques sumergidos. Mucho calado.

Comunicación: Durante toda la ruta hay señal de telefonía celular. VHF, canal 16 de Prefectura Naval Argentina.

Destino: en Club de Río (teyú Cuaré) hay amarras seguras para las embarcaciones y todos los servicios, WEB

 

Artículo anteriorYATE HÍBRIDO HESSEN DE 50 METROS DE ACERO ALTAMENTE PERSONALIZADO PARA ENTREGA EN 2024
Artículo siguienteVIDEOS – SE INCENDIÓ UN CRUCERO DE 46 PIES EN EL VINCULACIÓN Y SAN ANTONIO