Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

¿QUE VELOCIDAD PUEDEN ALCANZAR LOS BARCOS EN LA COPA AMÈRICA?

Copa América - Veleros AC 75

Los AC75, las embarcaciones voladoras más rápidas de la historia de la competición.

 

Los barcos son “como un avión invertido” en palabras de Joan Vila, el meteorólogo del INEOS británico y considerado el mejor navegante del mundo, representan el regreso al monocasco de la Copa América de vela, pero con una nueva interpretación revolucionaria. Los diseñadores han conseguido crear un monocasco de 7,5 toneladas capaz de elevar su casco por encima del agua y volar gracias a sus foils, esos apéndices que obran el milagro.

Tiene potencial para alcanzar los 50 nudos de velocidad, o lo que es lo mismo, los 92 km/h. Una barbaridad. En las Series Mundiales celebradas en diciembre, el Te Rehutai (Brisa Marina) -el AC75 del Emirates Team New Zealand, el equipo defensor de la 36 America’s Cup- llegó a alcanzar una velocidad máxima de 49,1 nudos (90 km/h). Y en la primra jornada de la Copa Prada, la antesala de la Copa América y cuyo ganador retará a los ‘kiwis’ por la Jarra de las Cien Guineas a partir del 6 de marzo en aguas de Auckland, el INEOS Team británico llegó a una velocidad máxima de 46,71 nudos, o lo que es lo mismo, de 86 km/h. El espectáculo está servido.

“En ceñida contra del viento, los barcos pueden llegar a los casi 40 nudos (74km/h). Y de popa, hasta los 50 (92 km/h)”, explica a MARCA Xabi Fernández, bimedallista olímpico y parte de la tripulación del INEOS, aunque no estará a bordo por la regla de la nacionalidad que impide que naveguen regatistas que no sean del mismo país al que representa el barco o que hayan vivido en él al menos dos años.

¿Cómo son los AC75? Teconología de F1 y de aviones

Todos los barcos tienen algunos componentes de serie iguales (mástil, aparejo y los brazos y su sistema hidráulico), pero los diseñadores de cada equipo han tenido un gran margen para investigar y experimentar. Y es ahí donde reside la clave para diferenciarse y ganar velocidad, y por tanto, las regatas.

Para ello cada equipo de la Copa Prada se ha rodeado de los mejores en ingeniería, diseño, mecatrónica, meteorólogía y aeronáutica.

El casco del ‘Luna Rossa 2’ cuenta con detalles diseñados en asociación con Pirelli, que es patrocinador, y que ha aportado un innovador componente del material de sus neumáticos para las partes que toquen el agua, consiguiendo más velocidad.

El ‘Patriot’, del American Magic, ha aprovechado su asociación con Airbus para aplicar sus conocimientos de ingeniería al barco, incluyendo diseño/pruebas de arquitectura de sistemas, cálculo y optimización aerodinámica/hidrodinámica, control e instrumentación de barcos, así como realidad virtual.

O en el caso del INEOS Team británico, han creado sinergias entre miembros de la escudería de Fórmula 1, del sindicato de Copa América y del equipo ciclista, que han trabajado conjuntamente para desarrollar innovaciones en ingeniería, simulaciones y análisis de datos. Se creó una nueva división de Mercedes-AMG Petronas Motorsport, llamada Mercedes-Benz Applied Science (MBAS), en marcha desde marzo de 2019, para aprovechar lo mejor de las tecnologías aeroespaciales y de automovilismo a la hora de ofrecer un rendimiento de dominio por tierra, mar y aire. 18 ingenieros de MBAS trabajaron en la base Ineos Team UK en Portsmouth, entre ellos Graham Miller, el gurú de la aerodimámica de Mercedes.

Los barcos más radicales y veloces de la Copa América

Lo más llamativo de los AC75 es que no tienen quilla, que es la columna vertebral de un monocasco. En su lugar, emplean dos enormes brazos con foils que se mueven gracias a un sistema hidráulico. A medida que el barco comienza la maniobra de virada, el sistema se activa, colocando un foil en el agua y levantando el otro, que en ese momento se convierte en lastre. Y el flujo de agua que se genera en la parte superior de los brazos es más rápido que el de la parte inferior, lo que genera una presión por debajo capaz de levantar los 7.500 kilos de peso del monocasco.

Los foils, esa especie de ‘aletas’, son muy similares en estos barcos a los flaps del ala de un avión. De hecho, los propios equipos se refieren a ellas como flaps. Según su posición, ayudan a despegar, a controlar el vuelo y mantener la estabilidad del barcoEn realidad, el sistema funciona igual que el ala de un avión. Los dos timones, en forma de T invertida y con flaps cumplen la misma función que la cola de una aeronave: mantener o variar la dirección o rumbo.

También llama la atención la vela mayor, que es de doble cara y que presenta la misma sección que el ala de avión, pero en vertical.

Fuente: Diario Marca

Compartir en: