Kevin Escoffier, Vendée Globe 2020

Jean Le Cam ya navega en modo solitario después de estar acompañado en los últimos días por Kevin Escoffier, quien fue rescatado el pasado día 1 después de que su barco, el PRB, se partiera en dos y tras pasar 11 horas en su balsa salvavidas. El domingo por la mañana Escoffier fue evacuado por la fragata Nivôse de la armada francesa en un operación delicada llevada a cabo en el corazón del océano Índico.

Para hacerse una idea del escenario inhóspito donde se realizó el traslado de Escoffier, sirva este botón: el único rastro de presencia humana a 600 millas a la redonda -sin contar con los 28 patrones de la Vendée Globe que siguen en competición- eran dos barcos de pesca. Y la fragata gala, de 95,5 metros de eslora, que se desvió en su misión de vigilancia en ese rincón del mundo para recuperar al patrón del PRB.

La maniobra fue delicada: se envió una semirrígida al lugar con tres soldados a bordo. Escoffier, enfundado en su traje de supervivencia, se despidió por última vez de su rescatador. Merci ma caille, le espetó cariñosamente a Le Cam. Sonrisas, besos, un abrazo y pulgares hacia arriba antes de que saltara por la borda del Yes We Cam!. Se completaba así un rescate extraordinario.

“Kevin está en muy buena forma, va a disfrutar de una ducha caliente”, detalló Frédéric Barbe, comandante del Nivôse. La fragata zarpó de inmediato rumbo a Reunión, donde debería llegar el próximo viernes.

Por su parte, Le Cam continuó con la regata. Por el camino, ha perdido las casi 12 horas que empleó en el rescate a Escoffier, sin contar el tiempo que los dos navegantes estuvieron en comunicación con la dirección de la prueba, los equipos, medios de comunicación y hasta con el presidente de la República Francesa. Pese a tanto ajetreo, el Yes We Cam! sigue atravesando el Índico ocupando, en la mañana de este lunes, la sexta posición de la clasificación. Una situación brillante, teniendo en cuenta lo vivido y sufrido durante la última semana y que navega en un ‘cuatro latas’, como él mismo define a su velero en comparación con los barcos más modernos que llevan ‘foils’.

Fuente: Nauta 360

Artículo anteriorLA EMBARCACIÓN MÁS ECOLÓGICA DEL MUNDO AHORA ES DE BANDERA NACIONAL
Artículo siguiente“DEEPSPOT”, LA PISCINA DE BUCEO MÁS PROFUNDA DEL MUNDO, INAUGURADA EN POLONIA