Una joven empresa valenciana, Proteus Innovation, está dispuesta a tener un papel protagonista en la transformación tecnológica del sector náutico. Por ahora, ha presentado su primera creación: un artilugio de pequeñas dimensiones ideado para ayudar a rebajar una de las cifras más trágicas del mar. Y es que se calcula que en el mundo mueren cada año por ahogamiento 320.000 personas, de las cuales más de 400 fallecen en aguas españolas.

La nueva propuesta se llama ‘Nàutic’ y apenas mide un metro de eslora. Es un vehículo no tripulado, dirigido por radiocontrol, que permite reducir el tiempo de actuación en el rescate de víctimas en el agua. El rescatador, además de no poner en riesgo su vida, puede facilitar un dispositivo de flotación a alguien en apuros y remolcarlo hasta una zona segura.

De apenas 12 kilos de peso y una propulsión eléctrica, alcanza una velocidad de 30 km/h cuando acude al rescate, mientras que el regreso a tierra lo hará a 15 km/h. La autonomía es de 20 minutos, suficiente para completar una operación de salvamento.

 


El ‘Náutic’ aspira a ser un dispositivo de emergencia en varios campos de actuación como los puestos de socorristas en playas y lagos, a bordo de barcos de pasajeros y de recreo, plataformas petrolíferas, salvamentos marítimo desde el aire o en puertos.

Fuente: Nauta 360


Compartir en: