En la noche del 5 al 6 de septiembre, se produjo un incendio a bordo de “Siempre”, un yate de 35 metros del astillero turco Tansu Yachts con bandera maltesa, que estaba amarrado en la Marina di Olbia, Cerdeña (Italia).

 

Al recibir el informe de incendio alrededor de la 1:30, la Guardia Costera envió inmediatamente la lancha patrullera CP 2116 y el personal por tierra al sitio. Al llegar a su destino, los militares constataron que los 4 tripulantes ya habían abandonado el yate, caracterizado por un inconfundible estilo militar, y que ninguno de ellos resultó herido.

Mientras los bomberos combatían las llamas, los hombres de la Guardia Costera procedieron a trasladar los barcos y botes amarrados en las cercanías, protegiéndolos de posibles peligros. El fuego se extinguió después de aproximadamente 3 horas y el yate quedó completamente destruido, aunque todavía flotaba.

A continuación, se llevaron a cabo las operaciones de recuperación de la unidad y se pusieron en marcha las medidas necesarias para evitar una posible contaminación del espejo de agua, también con el posicionamiento de barreras absorbentes alrededor del yate. Las causas del incendio aún se desconocen, pero ya se han iniciado controles e investigaciones para determinar cualquier responsabilidad.

La intervención inmediata y coordinada de la Guardia Costera permitió entonces limitar considerablemente los daños, evitando la propagación de llamas a otras embarcaciones de recreo y evitando el vertido de material contaminante al mar.

Artículo anteriorHASTA SIEMPRE “LOCO”… MURIÓ ROBERTO NARDINI
Artículo siguienteSE CANCELA EL SALÓN NÁUTICO DE AUCKLAND