AVISO CEFIRO VENTILADORES

Entre las campañas del proyecto “Friend of the Sea”, “Save the Whales” tiene como misión concientizar sobre el tema de la muerte prematura y la extinción de la subespecie de ballenas que habitan nuestros mares.

 

Existen unas 2 millones de ballenas en el mundo y alrededor de 20.000 son asesinadas al año por el transporte marítimo internacional y cruceros, como resultado de las colisiones con los cascos o las hélices de los barcos. Una cifra que ronda el 1% y que, comparada con la de las ballenas asesinadas para la pesca (unas 1.000 aprox.), nos hace reflexionar sobre un problema cada vez más extendido en los mares de todo el mundo, desde Asia hasta el norte de Europa, desde el Mediterráneo hasta Canadá, hasta a Oceanía.

El proyecto “Friend of the Sea” nace con el objetivo de prevenir y sobre todo concienciar a empresas, instituciones y personas en su totalidad sobre la salvaguarda del ecosistema en el que vivimos. Como parte de las iniciativas impulsadas por la Organización Mundial de la Sostenibilidad, una ONG internacional que lleva a cabo una misión humanitaria de protección ambiental, el proyecto se ha convertido en un estándar de certificación de productos y servicios que respetan y protegen el medio marino. Hasta la fecha, es la única certificación independiente, acreditada a nivel nacional y que cubre tanto la pesca como la acuicultura.

Numerosas campañas activadas por los amigos del mar” en defensa de la fauna marina, en particular,Save the Whales” se plantea la difícil tarea de concienciar a jóvenes y mayores sobre el tema de la muerte prematura y la extinción de las subespecies de ballenas que viven en nuestros mares. Las colisiones entre cetáceos y barcos, comúnmente denominadas “ataques navales”, son hoy la mayor amenaza para esta especie animal. Las tripulaciones a menudo no se dan cuenta de que se ha producido una colisión: la mayoría de las ballenas muertas se hunden en las profundidades del mar y solo, quizás, el 10% llegan a tierra.

Para profundizar en la misión de “Friend of the Sea”, que el 8 de junio publicará un estudio con las estrategias de conservación de la fauna marina adoptadas por unas 50 navieras y líneas de cruceros, se entrevistó al fundador y director Paolo Bray, así como director del proyecto internacional Dolphin-Safe / Earth Island Institute.

Con respecto a la misión de “Salvar a las ballenas”, la prevención es la palabra clave.

Se estima que alrededor de 2 millones de ballenas sobreviven en los océanos, a pesar de años de caza. La moratoria internacional, que entró en vigencia en 1986, ha permitido que algunas poblaciones se recuperen. Aunque Noruega, Japón e Islandia continúan matando alrededor de 1,000 ballenas cada año, la principal causa de muerte de estos gigantes marinos son las colisiones fatales con barcos grandes, que se estima que determinan cada 20.000 ballenas muertas, que es veinte veces la tasa de mortalidad por caza.

No solo eso, la presencia cada vez mayor de grandes barcos (la industria naviera se ha duplicado en veinte años) y la velocidad cada vez mayor de los grandes barcos impactan negativamente en la libertad de movimiento de las ballenas, que por lo tanto se ven obligadas a desperdiciar mucha más energía. En definitiva, la vida de las ballenas es cada vez más difícil y es presumible que el impacto sobre sus poblaciones, a veces compuestas por unos pocos cientos de individuos, pueda llevar a algunas especies a la extinción. Por lo tanto, es fundamental que los grandes operadores del transporte marítimo, los cruceros y también la pesca industrial estén equipados para reducir el riesgo de colisión.

¿Qué importancia tienen las ballenas para el ecosistema marino?

Durante años se pensó que las ballenas no jugaban un papel importante en el ecosistema, dado el número limitado de individuos en los océanos. En cambio, estudios científicos más recientes han demostrado su papel esencial en la dispersión de material orgánico y minerales, alimento para otras especies acuáticas y para el fitoplancton, desde el lecho marino hasta la superficie y también a lo largo de sus rutas migratorias. El fitoplancton, a su vez, es un importante regulador de la presencia de CO2 en la atmósfera. Los cadáveres de ballenas también son una fuente de alimento esencial para algunos peces. Independientemente de la ahora probada importancia para el ecosistema marino, las ballenas representan una presencia fundamental para el hombre como animales icónicos. Incluso esto por sí solo sería suficiente para justificar cualquier esfuerzo por protegerlos.

¿Cómo funciona la campaña “Friend of the Sea” para remediar el enfrentamiento entre ballenas y barcos?

“Friend of the Sea” premia con el logo “Whale-Safe” a aquellos operadores de embarcaciones de transporte, cruceros y pesqueros que implementan medidas para reducir el riesgo de impacto con ballenas. Las empresas necesitan instalar sistemas a bordo, como cámaras de infrarrojos, para detectar grandes cetáceos en la ruta. También deben incluir medidas para reducir el riesgo de impacto incluso en áreas normalmente frecuentadas por ballenas. Por último, deben comunicar regularmente los avistamientos a otros buques y con fines científicos a través de plataformas en línea que ya funcionan. La certificación “Whale-Safe” permitirá al público, turistas y empresas que utilizan los servicios de transporte marítimo identificar a aquellos operadores más comprometidos con la reducción de impactos letales sobre las ballenas.

¿Qué importancia tiene la sinergia entre los sectores público y privado en el proyecto “Friend of the Sea”?

“Friend of the Sea” es un programa de la Organización Mundial de la Sostenibilidad. Nuestro negocio consiste en certificar y promover productos y servicios sostenibles y apoyar proyectos de conservación y sensibilización a través de los ingresos derivados de la certificación. La actividad de certificación mantiene total independencia de la industria manufacturera. En cambio, siempre esperamos que el mundo productivo participe en la contribución a los proyectos de conservación. En cuanto al sector público, colaboramos con algunas instituciones internacionales, universidades y otras organizaciones. También somos una certificación de referencia para productos pesqueros, recomendada en los Criterios Ambientales Mínimos para suministros a la Administración Pública.

¿Cómo se dialoga con las distintas sensibilidades nacionales y cuáles son los problemas más críticos encontrados?

Como se mencionó, siempre estamos abiertos a colaboraciones con otras entidades. A menudo es difícil encontrar puntos de encuentro entre los diferentes enfoques y, por lo tanto, es recomendable desarrollar las propias estrategias y operar de forma independiente. Afortunadamente, todavía es posible encontrar objetivos comunes y colaborar.

¿Cómo se puede contribuir a la protección del ecosistema marino?

Sin duda, la forma en que más podemos contribuir a prevenir nuestro impacto en el mar y sus recursos es consumiendo solo lo necesario, reduciendo los residuos. Para aquellos que eligen consumir especies de peces, solo puedo sugerir que se refieran a certificaciones de sostenibilidad de terceros, como “Friend of the Sea”. Siempre es mejor no generalizar, ya que cada especie puede tener un impacto o producirse de forma sostenible, por lo que el papel de las certificaciones es fundamental, lo que implica una verificación independiente y un seguimiento continuo. Y no olvide, cuando vaya de crucero, pedir a sus operadores que tengan la certificación “Friend of the Sea” y “Whale-Safe”.

Artículo anteriorPALMA INTERNATIONAL BOAT SHOW: COMENZÓ EL MONTAJE DEL EVENTO
Artículo siguienteVIDEO – DETERIORO Y ABANDONO: MUESTRAN LAS ESTRUCTURAS DEL PUENTE CHACO – CORRIENTES VISTO DESDE EL PARANÁ