Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

ITALIA – EL EMBRUJO DEL LAGO DE COMO

Lago Como, Italia

AVISO CEFIRO VENTILADORES

Pueblos y paisajes de ensueño se dan cita en una de las lagunas del norte de Italia más admiradas de todo el mundo.

 

No es el más grande de Europa, ni de Italia, ni siquiera de Lombardía (tiene por delante al lago de Garda o el lago Maggiore), pero si algo posee el lago de Como es un aura que enamora a todo aquel que lo visita. A lo largo de sus más de 150 kilómetros de perímetro se intercalan algunos de los pueblos más pintorescos del territorio italiano y paisajes alpinos que nada tienen que envidiar a la vecina Suiza.

No es de extrañar, dado que este lago lombardo se encuentra a un paso del país helvético. De hecho, desde la localidad de Como a Chiasso, el primer municipio suizo en la frontera, se puede llegar a pie ya que los separan tan solo siete kilómetros.

El lago Lario, también conocido así debido a su nombre en latín, es una de las vías de escape preferidas para los milaneses que quieren huir del estrés de la gran ciudad. Esto le confiere un ambiente especial, ya que en sus terrazas se entremezclan turistas extranjeros con autóctonos con un objetivo en común: disfrutar de uno de los tesoros mejor guardados del país transalpino.

No en vano, Milán es habitualmente el centro de operaciones ideal para todos aquellos que desean visitar el lago más profundo de Italia, pues la distancia entre este y la capital lombarda es de tan solo 50 kilómetros

Los pueblos más bonitos

El lago de Como tiene una curiosa forma similar a una “Y” invertida, y a lo largo de ella se encuentran numerosas localidades fascinantes. Pese a que todas merecerían una parada, aunque fuese breve para tomar un café disfrutando de la paz que transmiten sus paisajes, existen diversos municipios imprescindibles en cualquier ruta por este tesoro lombardo.

El más grande de todos ellos es Como, urbe que da nombre al lago y que supone uno de los principales puntos de partida para cualquier itinerario por la zona. De origen romano, Como cuenta con un interesante centro histórico y con la mejor vista panorámica: desde el faro Voltiano, al cual se puede subir gracias a un funicular.

 

Bellagio, es conocida como “la Perla del lago” por su ambiente señorial y sus espectaculares mansiones

 

Más pequeñas, pero igualmente transitadas son las siguientes localidades. La primera, Bellagio, es conocida como “la Perla del lago” por su ambiente señorial y sus espectaculares mansiones, erigidas por la alta burguesía lombarda a principios del siglo XIX en el mejor lugar posible: el centro del lago.

Varenna se ubica entre el propio lago y la montaña, ofreciendo alguna de las estampas más pintorescas. Justo en la orilla opuesta (de hecho, los tres pueblos forman un triángulo equilátero separados por el agua) se encuentra Menaggio, una de las localidades más populares de la región por su estructura medieval, sus villas y los restos de un castillo que vivió tiempos mejores.

Las villas y los palacetes

Dejando a un lado los espectaculares paisajes y los pueblos que parecen sacados de un cuento, las suntuosas villas son el principal reclamo turístico de la zona. Existen tantos palacetes casi como localidades a lo largo del lago de Como, si bien es cierto que muchas de ellas continúan siendo aún propiedad privada y, por tanto, impiden admirar su interior (aunque, a veces, el exterior ya asombra lo suficiente).

Una de las más destacadas y accesibles es Villa Carlotta, en Tremezzo, una imponente residencia neoclásica edificada en 1843 como regalo de boda para Carlota de Prusia.

Cuatro kilómetros al sudoeste, se alza imponente la Villa del Balbianello, una espectacular mansión construida en 1787 sobre los restos de un antiguo monasterio, pero con un espíritu muy diferente: en la entrada está escrita la frase “fay çe que vouldras”, es decir, “haz lo que desees”.

En Villa Serbelloni se han citado personajes como Ludovico Sforza, Da Vinci o la reina Victoria de Inglaterra

 

Frente a ella, en Bellagio, se encuentra una de las fincas más antiguas de la zona: Villa Serbelloni. En ella se han citado personajes de la talla de Ludovico Sforza, Leonardo da Vinci, la reina Victoria de Inglaterra, el emperador Maximiliano I o el escritor Alessandro Manzoni. Su interior está cerrado al público general, pero sus jardines mantienen ese magnetismo que ha atraído a la élite durante siglos.

El lago más lujoso de Italia

Uno de los aspectos que más llama la atención de los pueblos que circundan esta inmensa laguna es la opulencia que desprenden. Es difícil decidir si esto es causa o efecto de que, a lo largo de la historia, haya sido residencia (estable o vacacional) de numerosas personalidades, entre las que destaca George Clooney, orgulloso propietario de dos villas situadas en Laglio (Villa Oleandra y Villa Margherita).

Además del actor, han sido vecinos de estos municipios personalidades como Madonna, Shakira, el malogrado Gianni Versace o Matt Bellamy, líder de la banda de rock Muse. Siglos atrás, nombres como Giuseppe Verdi, Gioacchino Rossini o Franz Liszt también escogieron este rincón para establecerse e inspirarse.

Dejando a un lado la farándula, Como siempre ha estado relacionado con el lujo por un motivo muy distinto: la seda. En el siglo XVIII, la exportación de seda de Como suponía un tercio de las exportaciones totales de lo que hoy conocemos como Italia. Solo China y Japón superaban la producción de esta preciada tela. A día de hoy, el lago sigue a la vanguardia de la fabricación de productos de seda, pero esta viene importada de China y solo se realiza su transformación en prendas de auténtico lujo.

Según los habitantes de la zona el fondo de ‘La Mona Lisa’ es una de las estampas del lago de Como

No solo cautiva al turista, sino también a las artes

El encanto de sus paisajes y, por qué no decirlo, el gran flujo de dinero que en el pasado ya abarrotaba las calles de los pueblos del lago hicieron que aquí se concentrasen también un gran número de artistas. Los habitantes de la zona cuentan con orgullo que el fondo que hay detrás de el retrato de Lisa Gherardini, más conocido como La Mona Lisa, es una de las estampas del lago de Como, si bien esto no ha sido nunca confirmado oficialmente.

Otro artista íntimamente ligado a esta región es Alessandro Manzoni, máximo exponente del Romanticismo italiano. El autor vivió en Lecco, y fue allí donde ambientó su novela más famosa, Los novios.

En lo referente al séptimo arte, han sido varias las películas que lo han escogido como escenario para sus películas. Así, Alfred Hitchcock empleó la impactante Villa del Este, ubicada en Cernobbio, para ambientar su primera película: El Jardín de la Alegría, de 1925. Otras cintas más recientes como Casino Royale o La guerra de las galaxias: Episodio II – El ataque de los clones también han localizado alguna de sus escenas más famosas en el lago (ambas eligieron la Villa del Balbianello).

Actividades deportivas

Más de 150 kilómetros cuadrados de agua de origen glacial y un terreno escarpado digno de su ubicación a los pies de la cordillera de los Alpes hacen de este lugar un destino ideal para aquellos que buscan divertirse haciendo deporte en contacto con la naturaleza. Las carreteras que rodean el lago están repletas de ciclistas que pedalean con unas vistas sin parangón.

En las montañas, existen decenas de senderos de diversas dificultades que pueden recorrerse en solitario o en grupos organizados que parten de localidades como Lecco o Como. Estos caminos también son compartidos, a veces, por amantes de la equitación que encuentran en este rincón de Italia un auténtico paraíso.

Cambiando de medio, los deportes acuáticos son uno de los principales atractivos para muchos de sus visitantes. En la parte norte, conocida popularmente como Alto Lario, existen varios clubs de vela que ofrecen cursos para principiantes entre abril y octubre. Para aquellos que prefieran una actividad más agitada, se concentran también diversas empresas de alquiler para practicar deportes como el windsurf, el esquí acuático o el kitesurf en las aguas más profundas de Italia.

Fuente: La Vanguardia

Compartir en: