Un barco bien trimado consume menos y navega mejor. Siempre. Veamos unas nociones básicas sobre trimado.

El dispositivo del power trim, más comúnmente llamado trim, es un cilindro hidráulico que permite variar la posición del motor fueraborda, en las potencias medianas y altas, y también está presente en las transmisiones Z drive o dentrofueraborda.

Se activa mediante un pulsador eléctrico ubicado en la cabeza de la palanca de aceleración y permite cambiar el ángulo de empuje de la hélice. Por lo tanto, dependiendo de éste, el asiento del barco varía según la posición del motor o la transmisión. Es decir, del ángulo de ataque de la hélice con respecto a la horizontal del barco.

Si lo situamos en negativo, la hélice se acercará al espejo de popa. Por el contrario, si trabajamos en positivo, se alejará del espejo de popa.

De este modo, para que el barco alcance el planeo en su aceleración de salida, es necesario meter el trim al máximo en negativo. A medida que el barco baja la proa y va alcanzando el planeo, modificaremos la posición e iremos ascendiendo a positivo para que el barco levante la proa.

Trim en posición neutral

Trim en posición central

Trim hacia arriba, se eleva la proa

Trim hacia arriba, se eleva la proa

Trim hacia abajo,se baja la proa

Con el Trim abajo, baja la proa

Sin embargo, dependiendo de la carga a bordo, la mar y la velocidad, convendrá ir trimando hasta alcanzar la posición idónea del asiento del barco hasta optimizar la navegación y el confort a bordo y el rendimiento del motor.

Solo cuando se acelere y esté en planeo el barco, se meterá en positivo el trim con el fin de reducir la superficie mojada de la carena. Entonces, el ángulo entre la base y el espejo de popa aumentará, lo que motivará el efecto de elevar la proa de la embarcación. En consecuencia, la velocidad aumentará, de modo que, por lo general, un motor bien trimado puede incrementar entre 200 y 400 revoluciones adicionales y ganar entre dos o tres nudos, frente a un mal trimado.

Sin embargo, no hay que pasarse, ya que con el trim subido al límite la embarcación pierde estabilidad, y aún más si va a alta velocidad.

Con un buen trimado, además de ganar en rendimiento ganamos en confort, reducimos el consumo y permitimos que el motor trabaje adecuadamente.

El trim sí que sirve, y para mucho.

Fuente: Náutica y Yates

Artículo anteriorTIGRE: SE LEVANTÓ EL PARO DE LANCHAS
Artículo siguienteVIDEO- NUEVO PROGRAMA DE “ATANDO CABOS” TV DE ESPAÑA