Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

EL DESESPERADO MENSAJE DE UN SURFER ANTES DE COLAPSAR EN UNA PLAYA REMOTA

Help en la playa - Nueva Zelanda

AVISO CEFIRO VENTILADORES

El deportista sufrió una caída mientras navegaba en la zona de Karekare y quedó varado en una playa de West Auckland, Nueva Zelanda.

 

En el accidente, perdió su tabla y fue arrastrado hacia unas rocas de la costa que le generaron heridas graves, aunque, según informaron fuentes oficiales, no perdió el conocimiento.

Tras el impacto, pudo llegar a la playa, y trató de encontrar ayuda caminando durante dos horas. En aquel lugar remoto, perdió el sentido de la orientación y debido a sus heridas no logró continuar con su camino.

En su último y desesperado esfuerzo por conseguir un rescate, escribió sobre la arena “help” (ayuda en inglés), con la esperanza de que algún avión o helicóptero que pasara pudiera ver su pedido de auxilio.

Horas posteriores, cerca de las 15.30, una mujer que caminaba por una pista cercana lo vio junto al mensaje y alertó al United North Piha Surf Club. Los guardavidas se dirigieron al lugar en una moto acuática Surf Rescue y le realizaron primeros auxilios al surfista.

El medio de local NZ Herald, pudo comunicarse con el centro de comunicaciones de rescate de Surf Life Saving, SurfCom, que confirmó que el paciente fue declarado desaparecido por su esposa. Luego informaron a la familia del hombre que lo habían localizado.

El supervisor de búsqueda, John-Michael Swannix aseguró que el hombre tuvo “mucha suerte” de ser visto en el área remota. Además se refirió al mensaje sobre el que expresó: “El mensaje en la arena no es visible desde los senderos para caminar en el extremo norte de Mercer Bay, por lo que fue muy afortunado que la informante y su amiga estuvieran en el extremo sur y pudieran verlo”.

Por último, destacó: “Con Auckland en el nivel de fase 3, no hay tanta gente fuera de casa en este momento, así que también es una suerte que alguien estuviera caminando por la pista en ese momento”.

Fuente: La Nación

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.