Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

¿DEJARÁN DE VOLAR LOS BARCOS DE COPA AMÉRICA?

Por tercera edición consecutiva la Copa América va a disputarse en barcos voladores.

 

El desarrollo de los ‘foils‘ en los últimos siete años ha supuesto una revolución tecnológica que se ha expandido a otras embarcaciones y regatas en tiempo récord. Esos apéndices levantan y sustentan el casco del velero por encima de la superficie del agua, permitiendo alcanzar velocidades nunca antes vistas. Pero el espectáculo que ofrecen estas innovadoras máquinas no gusta a todos por igual y hay quien pide un regreso a los barcos tradicionales, que flotan en vez de volar. Los inéditos y radicales AC75 pueden tener sus días contados.

Desde el New York Yacht Club, representante del equipo estadounidense ‘American Magic‘, anunciaron hace unos días la decisión de volver a los monocascos tradicionales en caso de victoria del equipo estadounidense, una opción que ha encontrado el apoyo de los pesos pesados de la vela italiana.

Riccardo Bonadeo, pionero de la aventura de Italia en la Copa América, ha respaldado la decisión estadounidense. Antiguo comodoro del Yacht Club Costa Smeralda y presidente de las campañas del ‘Azzurra’ italiano considera que, “debe haber evolución tecnológica, pero en barcos que naveguen. Comparto la idea del Club Náutico de Nueva York de nuevos monocascos tradicionales de 80-100 pies (24,40 a 30,5 metros)para la próxima edición”, ha señalado.

“Estoy de acuerdo en los avances tecnológicos, pero también quiero que los barcos que naveguen en lugar de ‘volar’. Con el AC75 hemos entrado en otra dimensión, donde la aerodinámica es más importante que la hidrodinámica“, ha continuado Bonadeo en declaraciones a la página web de la organización.

También considera que, “de hecho, hablamos de ‘vuelo’, no de navegación. Y las habilidades náuticas de la tripulación ya no se mejoran y se requieren otras cosas diferentes a estas últimas”.

Bonadeo está apoyando al equipo italiano ‘Luna Rossa’ en Auckland (Neuva Zelanda) debido a su conexión italiana y “porque está Patrizio Bertelli (el Director General de Luna Rossa), que ha hecho tanto por navegar y es quién se lo merece”. De un regreso a los monocascos tradicionales, Bonadeo añadió: “Espero que Bertelli piense esto también y que pueda aplicar este cambio”.

Bertelli ya ha expresado en público su preocupación por los monocascos AC75 con ‘foils'(alerones), porque considera que el Team New Zealand ha llevado demasiado lejos el concepto de monocasco extremo.

Otra de las leyendas de la vela italiana Cino Ricci, quien capitaneó los desafíos del ‘Azzurra’ de 1983 y 1987, ha dicho que, “no veo que las velas cambien, no veo a los hombres moviéndose juntos a bordo para llevar a cabo las intuiciones del estratega y el patrón”.

“En resumen, no veo el arte de navegar porque para mí significa aprovechar el viento de acuerdo con sus variaciones y las velas que tengo disponibles. Ahora, para una regata de 25 minutos sólo hay un momento de lucha y la mayor parte de las veces es en la salida. Si sales rápido y no cometes más errores, no caes en los agujeros de viento, ganas porque las velocidades son más o menos similares”, ha remarcado.

EL TIMONEL DEL LUNA ROSSA DISCREPA

Francesco Bruni que era patrón del ‘Azzura’ en esas ediciones, es ahora timonel junto al australiano Jimmy Spithill del ‘Luna Rossa’ en esta edición . Su opinión es totalmente contraria a las emitidas por sus compatriotas.

“Espero que los monocascos con ‘foils’ se mantengan. Hace tres años era escéptico sobre la nueva clase. Me dije a mí mismo, demasiadas simulaciones por ordenador y poca navegación, pero ahora que la tenemos y estamos navegando, debo decir que es un barco muy exitoso, un gran proyecto”.

Son embarcaciones de regatas increíbles, que también nos sorprenden y nos dan grandes sensaciones. Especialmente con viento, cuando llegamos a 35-36 nudos (68 a 70 km/h), nos sorprenden. Repito que me gustaría que permanecieran como una clase de la Copa América, independientemente de quién gane la Copa”, concluye Bruni.

Fuente: Nauta 360

Compartir en: