BATERIAS DETROIT

No es tan común ver el velero de Ademir Miranda, de 63 años, amarrado en el muelle del Guaíba Yacht Club, en la zona sur de Porto Alegre. Entre Pólos pasó la mitad del año pasado navegando por la costa brasileña.

 

Con una casa en Cachoeirinha, en la Región Metropolitana, el ex empresario, conocido como “Gigante”, transformó la embarcación de 30 metros cuadrados en su segunda casa, y su favorita, a decir verdad. “Es ese dicho: la casa es pequeña, pero la piscina es grande”, dice.

La “piscina” fue alguna vez las cristalinas aguas del Caribe o incluso un océano entero: cuando cumplió 50 años, Gigante cruzó el Atlántico para llegar a Europa.

En julio, el regatista parte para su novena regata rumbo a la isla de Pernambuco.

"Entre Pólos".

Siempre que es posible, Gigante va acompañado de Cleuza, su esposa desde hace 35 años. Estuvieron entre agosto del año pasado y marzo navegando por la costa brasileña, realizando servicios de charter en el camino para pagar los gastos de la embarcación. Sus hijos, Tayná, de 25 años, y Junior, de 33, también han navegado con sus padres. El gran sueño de Gigante ahora es ganar el Pacífico para visitar a su hijo mayor, quien ha vivido en Australia durante cinco años.

De artesano hippie a marinero reconocido

Gigante es originario de Blumenau, Santa Catarina. Llegó a Porto Alegre en 1977, vendiendo sus artesanías en la Rua da Praia. Él era un hippie en ese momento, extendiendo un paño en el piso para vender las joyas que hacía.

Terminó mudándose a Cachoeirinha, donde abrió una fábrica de repuestos de cuero: bolsos, carteras, cinturones y, más tarde, chaquetas. Allí comenzó a construir él mismo un bote de madera, que nunca colocó en el agua de Guaíba. Trabajó nueve años en él y tuvo que vender cuando las cosas se pusieron difíciles.

Pero la atracción por el agua era inevitable. En la escuela, cuando la maestra le pedía un dibujo, siempre hacía una montaña, un río y un velero. Si había una inundación en Blumenau, se llevaría la canoa de sus vecinos escondida por la noche para caminar por la ciudad.

El primer velero que tuvo Gigante fue un snipe llamado Safado, dice que ya lo compró con ese nombre. Era un bote pequeño, sin camarote. Él y Cleuza montaron un lienzo en el boom y pasaron los fines de semana aislados del mundo en medio de Lagoa dos Patos, antes de quedar embarazada de Júnior.

Luego Gigante tuvo Saquarema de 16 pies, Libertad de 19 pies, Olimar de 23 pies, a la que renombró su empresa, Entre Pólos; fue el primero de tres con ese nombre. Durante 15 años, ha tenido un velero de 42 pies, con capacidad para nueve personas.

La familia no abarrota el barco. Por ejemplo, muestra la cabina de ducha: incluso él, con sus 1,93 m de altura, puede bañarse de pie.

El velero también cuenta con aire acondicionado, TV, una foto familiar dentro de un marco de fotos en forma de aro salvavidas e incluso una pequeña biblioteca con libros náuticos. La cocina está equipada con estufa, horno, heladera, freezer y microondas, y Gigante también tiene una parrilla portátil en sus viajes.

Entre Pólos tiene tres cabañas. En proa, es posible ver el cielo estrellado a través del tragaluz. Ahí es donde Gigante duerme con Cleuza.

Es uno de los más grandes del Guaíba Yacht Club, aunque es un enano entre los barcos que atracan en el Caribe. Hablando de ese mar, hay uno de los destinos más increíbles que la navegación ha tenido jamás, una isla llamada Union Island, en São Vicente. “Parecía que tenía reflectores frente al agua, reflejando tantos tonos de azul”, destaca.

El marinero también ha volado a la isla de São Jorge, en las Azores, atravesada por una cordillera, y a la altura del Morro de São Paulo, en Bahía, sintió las salpicaduras de agua salpicadas por las ballenas a pocos metros del barco. En el velero, cada día tiene un escenario diferente. Y si no te gusta el barrio, cámbialo”, concluye Gigante.

Artículo anteriorLANZAROTE FOIL CHALLENGE: LA PRIMERA REGATA INTERNACIONAL DE WINDSURF FOIL QUE DARÁ LA VUELTA A LA ISLA
Artículo siguienteVIDEO – PRESENTACIÓN EN PARALELO CERO DEL RAGAZZA DUE 780