"Monumento Yonaguni"- Japón.

En 1987, el buzo Kihachiro Aratakela hizo un descubrimiento sorprendente en la costa de las islas Ryukyu en el sur de Japón. A 25 metros por debajo de la superficie se encontró con una serie de escalones tallados casi a la perfección, una estructura cerca de la isla Yonaguni, que es parte del archipiélago.

 

Conocido como el Monumento Yonaguni, esta gigantesca estructura de 50 metros de largo por 20 metros de ancho, que recuerda a una pirámide rectangular, es una de las formaciones submarinas más intrigantes del mundo.

 

Después de que Aratake descubrió la estructura, un grupo de científicos dirigido por el geólogo Masaaki Kimura, de la Universidad de Ryukyu en Japón, comenzó a investigar la misteriosa formación rocosa sumergida. Se cree que tiene más de 10.000 años, pero su origen divide opiniones. “Creo que es muy difícil explicar su origen como puramente natural, debido a la extensa evidencia de la influencia del hombre en las estructuras”, dice Kimura.

En esta línea, hay quienes creen que la estructura es el remanente de una civilización perdida hace mucho tiempo en el Pacífico, posiblemente construida por el pueblo prehistórico Jomon de Japón, que habitó estas islas alrededor del 12.000 a. C. Actualmete se la conoce como la “Atlántida de Japón”.

“Lo que me hace creer que es obra del hombre es la escalera de caracol”, apunta Aratake. A pesar de los pasajes estrechos, las entradas arqueadas y los ángulos aparentemente paralelos de 90 grados, la mayoría de los geólogos afirman que el Monumento Yonaguni es probablemente una formación natural inusual, principalmente porque la estructura está conectada a una masa rocosa más grande.

Se cree que las capas bien definidas de la estructura se formaron gradualmente, ya que el monumento está ubicado en un área propensa a los terremotos.

El geólogo Makoto Otsubo, también de la Universidad de Ryukyu, recuerda que también se pueden encontrar formas y formaciones simétricas en la naturaleza. “Esto se puede explicar simplemente mirando otros paisajes formados naturalmente que son similares a este”, explica.

Sea cual sea el origen, el descubrimiento del Monumento Yonaguni atrajo a muchos espectadores, como el buceador profesional Kenzo Watanabe, que no perdió el tiempo y trató de planificar un viaje a la isla. “Si se convirtiera en un sitio arqueológico, había rumores de que ya no podríamos bucear allí, así que decidí ir mientras aún fuera posible”, revela.

Si bien la historia del origen mítico del monumento puede no ser cierta, es probable que continúe fascinando a aquellos que tienen la suerte de bucear allí y ver de cerca este fenómeno geológico único.

Artículo anteriorPIRELLI PRESENTARÁ EL NUEVO “PIRELLI 35” EN EL SALÓN NÁUTICO DE VENECIA
Artículo siguienteOPERATIVO VENTANA DE AGUA: ABREN COMPUERTAS PARA SUBIR EL RÍO Y DEJAR PASAR 50 BARCAZAS