Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

LOS “BARCOS AMARILLOS” QUE ESTUVIERON ATRAPADOS EN EL CANAL DE SUEZ POR 8 AÑOS

Barcos amarillos Suez

Motores Scania Barcos de Placer

Durante la Guerra de los Seis Días, quince barcos mercantes quedaron atrapados en el canal y organizaron los Juegos Olímpicos de Bitter Lake.

 

Los llamaron losbarcos amarillos por la arena del desierto que se depositaba en las cubiertas y que sólo el viento barría de vez en cuando. Cuatro enarbolaban bandera británica, los otros pertenecían a las armadas mercantes de Suecia, Alemania, Polonia, Bulgaria, Checoslovaquia, Estados Unidos y Francia. Quince grandes barcos mercantes, todos varados en medio del Canal de Suez. Y… no, no habían hecho una maniobra equivocada, como el ahora famoso Ever Given. La culpa, esa vez, fue toda la guerra. Lo que pasará a la historia como la Guerra de los Seis Días y que resultó en el nacimiento del Estado de Israel.

Y si en el caso del moderno portacontenedores el bloqueo duró “apenas” una semana, los “barcos amarillos” tuvieron que esperar ocho años antes de poder finalmente poner en marcha los motores, zarpar y poner rumbo al Mediterráneo. La historia, que la mayoría ya había olvidado, fue recordada por el periodista Ferdinando Cotugno en uno de sus tuits: Si te apasionan los sucesos del Canal de Suez, debes saber que en 1967, cuando estalló la Guerra de los Seis Días, Egipto la cerró y los barcos que estaban dentro quedaron bloqueados. 

El conflicto estalló el 5 de junio de 1967, cuando una coalición de países árabes atacó repentinamente al recién formado estado de Israel. Se suponía que iba a ser una victoria fácil y, en cambio, el ejército israelí no solo rechazó los ataques, sino que marchó hacia la península del Sinaí, casi conquistando el Canal de Suez. El entonces presidente egipcio, coronel Gamal Nasser, decidió cerrar el canal que conecta el Mar Rojo con la cuenca del Mediterráneo, hundiendo viejos barcos y colocando bombas para evitar que el enemigo controle esa importante zona estratégica. Y así, los barcos que lo cruzaban quedaron encerrados en su interior.

El final de la Guerra de los Seis Días vio la orilla oriental del canal patrullada por el ejército israelí y la orilla occidental por la egipcia. Entre los dos países, el estado de guerra continuó hasta la paz de Camp David, en 1979. El acuerdo para liberar los barcos y reabrir el tráfico de Suez llegó un poco antes, pero durante ocho años los “barcos amarillos” tuvieron que permanecer en el ancla, para ser coloreada de amarillo por la arena que el viento levantaba desde las dunas del desierto.

Barcos amarillos Suez (1)
Nordwind y Münsterland fotografiados en Hamburgo en mayo de 1975. Los dos cargueros alemanes fueron los únicos que lograron salir. A su regreso a Alemania se encontraron con una gran multitud que les dio la bienvenida.

Tras la fase más sangrienta de la guerra, que los marineros observaron desde las cubiertas de sus barcos como en un cine futurista en 3D, la Cruz Roja intervino estableciendo un puente aéreo entre El Cairo y Atenas. Algunos marineros lograron regresar a casa de esta manera, pero la mayoría, considerados imprescindibles para el funcionamiento del barco, tuvieron que resignarse a permanecer a bordo. Los armadores organizaron algunos cambios de personal. Ningún marinero permaneció los ocho años en uno de esos barcos fondeados, pero muchos de ellos pasaron cinco o incluso seis años en esa absurda situación de todos modos. 

Absurdo y también peligroso, porque mientras tanto estalló otra guerra, la de Yom Kippur, en 1973, y uno de los dos barcos estadounidenses fue alcanzado por error por un misil israelí y se hundió. Pero el verdadero peligro seguía siendo el aburrimiento y la apatía. Así que los marineros se esforzaron por encontrar alguna forma de pasar el tiempo y se reunieron en la Asociación del Gran Lago Amargo (nombre de la cuenca donde estaban amarrados los barcos) con la que organizaban partidos de fútbol en las cubiertas, cartas y otros torneos, ajedrez y backgammon, cursos de actualización profesional, proyecciones de películas, fiestas e incluso competiciones de esquí acuático. Ni siquiera hubo una edición de los Juegos Olímpicos de Bitter Lake, disputada entre las tripulaciones de los quince barcos mercantes.

Para crear un ambiente de comunidad entre las tripulaciones atrapadas en el canal, los marineros también imprimieron sellos para comunicación interna, sin valor para el correo ordinario porque ningún país reconoció este tema, pero que hoy se agotan entre los coleccionistas.

Cuando Egipto e Israel, bajo una fuerte presión internacional, decidieron que el canal podía ser reabierto al tráfico, todavía tomó un año remover los obstáculos dejados por la guerra y hacerlo transitable por barcos. Pero ahora, a parte de los dos cargueros alemanes, los otros barcos amarillos ya no podían tomar el mar de forma independiente y tuvieron que ser remolcados, tal como sucedió hoy con el Ever Given.

Fuente: Liguria Nautica

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.