Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

FUERTE DISPUTA ENTRE LA UBA Y EL CLUB CUBA: EL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD INTIMÓ A DESALOJAR LA SEDE DE NÚÑEZ EN 10 DÍAS

Club Cuba, sede Núñez.

El conflicto se remonta a la presidencia de Frondizi. Cuál es la postura de la institución deportiva.

 

El comunicado tiene fecha de ayer, jueves 8 de octubre, y lo firma la dirección directiva del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA). Está dirigido a sus socios y es breve.

“El Club mantenía conversaciones y tratativas con las autoridades de la Universidad de Buenos Aires tendientes a establecer un acuerdo respecto a la situación de la Sede de Núñez. Sorpresivamente, el 7 de octubre pasado, el Club fue notificado por una Resolución del Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, por medio de la cual se lo intimó a desalojar el predio de Núñez en un plazo de 10 días corridos”, comienza la carta.

Más adelante, el club plantea que hubiera preferido hallar una solución consensuada pero que, ante la brevedad de los plazos, harán ejercicio inmediato de los recursos judiciales disponibles con el objetivo de impedir “la irrazonable e injustificada medida dispuesta”.

El conflicto entre la Universidad de Buenos Aires y la sede Núñez no es nuevo: se arrastra desde hace décadas. Sin ir más lejos, durante todo el 2019, el club compartió con sus socios -a través de su página web- distintas actualizaciones acerca de las negociaciones que mantenían con la UBA por el predio.

Estamos manteniendo una fluida comunicación con la Universidad de Buenos Aires y con los interlocutores con interés legítimo sobre la cuestión, con el objeto de que sea atendido con equilibrio, razonabilidad y perspectiva el desarrollo realizado en nuestra sede”, firma la Comisión Directiva en la ultima actualización con fecha del miércoles 11 de diciembre de 2019.

En este contexto, según pudo saber este medio, para las autoridades de CUBA la intimación al desalojo fue “un baldazo de agua fría”. Tan es así, que todavía están preparando un comunicado para exponer la situación ante los medios.

En comunicación con Infobae, Mariano Genovesi, secretario General de la UBA, propone remontarse al año 1958. En ese momento, el presidente Arturo Frondizi, a través de un decreto, transfirió una franja de terreno de lo que es actualmente la Ciudad Universitaria, la Reserva Ecológica de Costanera Norte y la superficie de tres clubes: CUBA, Centro Naval y Liceo Naval. Tres años después, esta cesión de tierras se convirtió en ley.

En el lugar, la Armada Argentina tenía una dársena cuyo uso quedó habilitado por la ley. La UBA debía construir una nueva dársena, en otro lugar, para que la Armada se retirara de allí. Esto no ocurrió y la Armada otorgó un permiso precario de uso a estos clubes para que pudieran usar esos terrenos.

Después de muchas idas y vueltas, en 2018, la Universidad de Buenos Aires firmó un convenio único con la Armada donde esta última restituye el predio. A cambio, la UBA se comprometió a construir la dársena y a conceder el uso de 20 amarras y de unos galpones para el adiestramiento de su personal.

El comunicado de la Comisión Directiva del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) donde expone la situación a sus socios

¿Por qué CUBA sostiene que la intimación al desalojo fue “sorpresiva”? Según Genovesi las cosas estaban claras. “Durante la última reunión que mantuvimos, en diciembre de 2019, les dijimos que no podían seguir estando ahí gratuitamente porque es un espacio publico. Para nosotros, hoy, son unos ocupas ABC1. No tienen derecho a estar ahí porque es propiedad de la Universidad”, dice.

En su relato, el secretario General de la UBA explica que la Universidad hizo tasar los predios en el Banco Ciudad y que, por su valor locativo, CUBA debería pagar 6 millones y medio de pesos por mes. El Liceo Naval, 4 millones y, el Centro Naval, 2 millones.

Nosotros no necesitamos de los terrenos, pero sí de los ingresos por los mismos. Estamos hablando de entre 13 y 14 millones de pesos. Con ese dinero podemos pagar becas de investigación y hacer obras”, apunta.

Desde CUBA, de acuerdo con lo que volcaron en su página Web el 11 de julio de 2019, “presentaron ante la Universidad un recurso administrativo de reconsideración, impugnando el convenio firmado entre la UBA y la Armada en diciembre de 2018 referido a los terrenos donde se encuentran actualmente las sedes de Centro Naval, Liceo Naval y CUBA”.

En ese comunicado a sus socios hacen referencia a la intimación que recibió el club vecino, Liceo Naval, para desalojar el predio. “Informamos que no hay razones de hecho ni de derecho que permitan suponer que CUBA enfrentará una intimación semejante, la que sería impropia del respeto que se deben ambas instituciones centenarias, y completamente ajenas al contexto cordial y de mutua confianza con la que, desde siempre, nos hemos vinculado con dicha Universidad”.

La sede Núñez de CUBA, ubicada sobre Avenida Cantilo 3215, fue inaugurada el 19 de septiembre de 1959. Según describen en su página, las obras en el predio (que ofrece la posibilidad de practicar yachting y windsurf, rugby, tenis, fútbol, vóley y clases de gimnasia). Comenzaron un año y siete meses antes: el 25 de abril de 1958.

“Los primeros trabajos consistieron en levantar el nivel de apenas 3 pies sobre 0 en muchas partes y llevarlo a 5 metros sobre 0. Se arboló el predio; se hicieron defensas; se tendieron cables eléctricos traídos desde 600 metros; se colocaron amarras; se construyó una primera casilla sustituida por otra mayor; se mejoró el camino de acceso y se dragó el canal de acceso a la bahía”, enumeran.

Ellos alegan que invirtieron un montón de dinero, pero lo primero que tienen que hacer es reconocer que la propiedad es de la UBA”, concluye Genovesi.

Fuente: Infobae

Compartir en: