Es el nuevo auto de la italiana Lamborghini, el modelo LP 750-4 Superveloce. Tiene 750 caballos y alcanza los 350 k/m y fue presentado en el Salón de Ginebra hace unas semanas.

 Este modelo, espectacular denominado Superveloce supera la potencia de su antecesor y va de los 700 a los 750 caballos de fuerza.

El V12 atmosférico ha sido ligeramente modificado para conseguir ese incremento de rendimiento, que se logra a base de incorporar un nuevo escape y con la modificación en el sistema de regulación variable de válvulas. El resultado son unas prestaciones estratosféricas: un 0-100 en 2,8 segundos y una velocidad máxima superior a los 350 km/h. La reducción de peso de 50 kilos (hasta 1.525) también ayuda a conseguir estos números.

Otra de la claves del Superveloce es su eficiencia aerodinámica mejorada, no solo en cuanto a la generación de apoyo aerodinámico, sino también en la reducción de la fricción con el aire y en la refrigeración de los elementos mecánicos, algo especialmente visible en el nuevo paragolpes delantero con tomas de aire sobredimensionadas. El alerón trasero es regulable (se ajusta manualmente en tres posiciones) y el difusor posterior es nuevo. El resultado: un 170 por ciento más de downforce respecto al Aventador convencional.

Para el chasis, Lamborghini apuesta por una suspensión magnética de control continuo de los amortiguadores (en configuración push-rod) y una nueva dirección electromecánica. Va calzado con gomas Pirelli PZero Corsa sobre llantas de 20 pulgadas adelante y 21 detrás con frenos cerámicos.

El cockpit hace honor a esta denominación, ya que su planteamiento es puramente racing. Además de dominar la fibra de carbono (el material principal de la carrocería), también se aplica por primera vez en un ‘Lambo’ de producción el material denominado Carbon Skin, con propiedades especiales de ligereza y robustez. El toque tecnológico lo pone el nuevo cuadro de instrumentos, totalmente digital, con parámetros deportivos, como un medidor de fuerzas G o el display de revoluciones.

Fuente: www.elmundo.es

Compartir en: