Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

EL BARCO VOLADOR-SUBMARINO CON ‘BRANQUIAS’


¿Es un barco? ¿Un avión? ¿Un submarino? No y sí. Es el Deepseaker DS1, el diseño de un vehículo eléctrico inédito. Durante los últimos cinco años, la startup italiana iSpace2O, especializada en la creación de proyectos futuristas, ha trabajado en este tesla de los mares. A través de conceptos procedentes de la automoción y la aeronáutica, el equipo liderado por Guiseppe Carussi y Osvaldo Irace ha esbozado una cápsula híbrida capaz de volar sobre el agua mediante ‘foils’, apéndices que levantan el casco y lo sustentan por encima de la superficie del agua, y de sumergirse hasta 50 metros de profundidad.

La cabina del Deepseaker DS1, presurizada a 1 atmósfera (atm), tiene capacidad para alojar cómodamente a cuatro personas (el piloto y tres pasajeros), si bien sus creadores aseguran que el diseño permite fabricar un modelo más grande. En cualquier caso, los usuarios podrán disfrutar de vistas panorámicas. Respecto a la seguridad, cuenta con un doble casco, el interno de fibra de carbono, ofreciendo resistencia a la presión.

Por su tamaño compacto y su peso ligero, esta creación puede ser levantada por la grúa de servicio de una embarcación o ser almacenada en el garaje de una gran eslora. Sin duda, podría convertirse en la nueva sensación como juguete acuático de un superyate, pero su uso podría extenderse para operaciones de búsqueda y rescate, investigaciones o para ofrecer excursiones marítimas.

En modo barco volador, el DeepSeaker DS1 puede alcanzar los 23 nudos de velocidad, mientras que se ha limitado a 40-50 metros la profundidad a la que puede sumergirse. En ambos casos, la propulsión 100% eléctrica corre a cargo de dos motores Huracan Power de 40 kW, alimentados por baterías de iones de litio de última generación y conectados a unidades de chorro de agua submarino. En la cabina, los ocupantes cuentan con pantallas táctiles, conectores para dispositivos móviles y cámaras estilo GoPro, así como con hidrófonos para escuchar los sonidos de mamíferos marinos.

Para poder disfrutar de largas sesiones de inmersión, el vehículo está equipado con el sistema de respiración patentado Like a Fish Technologies. Esta tecnología permite extraer una mezcla respirable de oxígeno directamente del agua de mar mediante una bomba especial que proporciona un intercambio de aire casi infinito. El aire se limpia con un depurador de CO2.

Fuente: www.expansion.com/nauta360

Compartir en: