11.8 C
Buenos Aires
domingo, julio 14, 2024
Google search engine

UN ROSARINO CRUZARÁ EL ATLÁNTICO EN UN PEQUEÑO VELERO SIN ASISTENCIA NI CONTACTO CON TIERRA

Federico Norman

Será el primer argentino en participar de la reconocida regata Mini-Transat. Comida de astronauta, siestas de 20 minutos y el desafío de viajar por el Atlántico de Francia al Caribe

Federico Norman empezó a navegar a los diez años y nunca pudo alejarse de ese universo. El agua y el viento se transformaron en sus grandes compañeros y lleva una vida disfrutando de esa pasión, que lo llevó a ser el primer argentino en participar de la épica regata Mini Transat que cruza el Atlántico en un pequeño velero. Está feliz de poder ser parte de la historia y dejar su huella en esta aventura a la que considera única. “Es el sueño de cualquier navegante”, señaló en diálogo con La Capital.

El rosarino tiene 37 años, desarrollaba proyectos inmobiliarios en la ciudad y en 2021 decidió dejar todo para seguir su sueño: “ser un navegante offshore, navegar todas las millas que se puedan hasta dar una vuelta al mundo o más”. “Siempre me gustó pensar en la posibilidad de una vuelta al mundo, y entendí que para poder ir a aventuras en regatas de altura, hay que ir dando pasos largos pero seguros. Comprendí que esta regata me iba a dar las herramientas porque es una universidad de regatas en alta mar, porque te enfrentas con todo y solo”, contó a este diario.

La 23ª edición de la Mini Transat tendrá lugar el próximo 24 de septiembre. La épica regata en solitario se realiza sólo los años impares, pueden participar apenas 86 barcos por edición y no es fácil clasificar. “Es el viaje utópico de todos los aventureros”, resume el deportista.

Implica cruzar el océano Atlántico en solitario, en un velero de apenas 20 pies, sin contacto con tierra ni reportes climáticos. Quienes participan sólo cuentan con una emisión diaria por radio AM para conocer el estado general del océano y la ubicación de los huracanes. Sólo tienen cartas marinas en papel, un barómetro y una veleta electrónica para obtener datos precisos sobre la dirección del viento.

Norman define a su barco como “un cohete”. No hay confort, comer se reduce a un paquete de comida de astronautas, dormir se cubre sólo con siestas de 20 minutos y bañarse será una tarea para disfrutar en la llegada.

La Mini Transat tiene dos etapas. Parte desde Francia hasta las Islas Canarias y desde ahí hasta Guadalupe en las Antillas Francesas en el Caribe. En total, si fuese línea recta, son más de 4.100 millas, recorridas en soledad y negociando con el mar la velocidad y la supervivencia con la única compañía del velero de seis metros y medio.

Durante el trayecto, Norman deberá tener “un sueño polifásico”. Es decir, dormirá siestas de veinte minutos, recomentables para no caer en lo profundo del ciclo REM, que también le permiten tener una garantía de que no habrá grandes obstáculos en el océano mientras descansa.

El espacio interior del velero es muy pequeño. Mide apenas un metro y veinte centímetros de alto, tres de ancho y cuatro de largo. Allí deberá llevar bidones de agua, velas, repuestos, ropa técnica y una gran cantidad de cables que son utilizados por el piloto automático. Este puede ser su gran aliado y también su talón de Aquiles. “Sin él es imposible irse a dormir en modo regata. La electrónica que usamos es la más básica posible, ya que parte del espíritu de esta experiencia es competir con bajos presupuestos. Es lo opuesto a una carrera armamentista, sino más bien un desafío de humanos”, sostuvo.

Por último, el deportista rosarino estará incomunicado. No tendrá manera de conectar al exterior ni conocer dónde están sus adversarios. “Pero ojo, no queremos morir, así que llevamos una baliza de emisión de señal con el objetivo de que los espectadores puedan seguir la regata y, en el caso de una desgracia, puedan localizar un naufragio”, aclaró. Sin embargo, localizarlos no es tarea sencilla. Por eso llevan balsas salvavidas, polvos nutritivos y pastillas de potabilización de agua de lluvia para el peor escenario.

Norman viene de cosechar un triunfo muy importante en su carrera. A principios de junio se llevó el primer puesto de la regata Mini Fastnet, palabra mayor en el mundo de la vela. “Es un hito, llegar a un faro situado al Sur de Irlanda, azotado todo el año por sistemas de baja presión que lo hacen un desafío a la altura de otras pocas regatas. Son 600 millas de regata desde Francia, bordeando el faro y regreso. Ese logro, ese primer puesto, no lo vi venir pero fue un sueño”, recordó.

El rosarino está realizando un entrenamiento en el Centro de Excelencia de la Vela, un lugar de alto rendimiento en Francia al que asisten atletas olímpicos y que en el último tiempo comenzó a incursionar en “desarrollar olímpicos alrededor del offshore”. “No es poco cruzar el Atlántico en solitario y sin asistencia. Así que la preparación no es como cualquier atleta. Tenemos desde preparación física, dos o tres veces por semana, hasta preparación coaching mental. Actualmente estoy trabajando con un entrenador, un coach psicólogo deportivo rosarino además de los coaches que me dan en Francia”, detalló Norman a este diario.

En ese sentido, agregó: “Tenemos formaciones en pronósticos, en entendimiento de la situación climática, sin más que ver las nubes y tomar la presión. Tenemos formaciones en arreglos del barco y estoy dentro de un grupo de entrenamiento, que somos varios navegantes en búsqueda de lo mismo. Contamos con entrenadores en el agua y en tierra, salimos a entrenar y se genera toda una sinergia de entendimiento, de aprendizaje conjunto, porque todos comprendemos que hay que compartir el conocimiento para poder crecer todos juntos”.

Por último, el deportista aseguró estar muy contento de representar al país y la ciudad. “Argentina es un país que siempre fue cuna de grandes deportistas. A pesar de que no es fácil arrancar, he tenido entrenadores espectaculares. Después fue pasión y garra”, concluyó e invitó a que el resto también siga sus sueños y viva sus pasiones.

Fuente: La Capital de Rosario

Artículo anteriorINSÓLITO, SE ROBARON UNA LANCHA DE LA PREFECTURA NAVAL ARGENTINA
Artículo siguiente(VIDEO) UN BUQUE DE LA ARMADA CHOCÓ CONTRA UN BAR FLOTANTE EN EL RÍO PARANÁ CUANDO INTENTABA ACERCARSE AL PUERTO DE CORRIENTES