17.6 C
Buenos Aires
lunes, marzo 4, 2024
Google search engine

EL MENSAJERO DE CRISTÓBAL COLÓN

Replica de la Carabela Pinta en el Puerto de Baiona

El 1º de marzo de 1493 Martín Alonso Pinzón, en la carabela Pinta, llevó a Bayona, España, la noticia del descubrimiento del Nuevo Mundo

El 1º de marzo de de 1493, Martín Alonso Pinzón, al mando de la carabela Pinta, arribaba al pequeño puerto de la villa de Bayona (o Baiona) con la buena nueva de que el almirante Cristóbal Colón había descubierto unas tierras muy lejanas: nada más y nada menos que América. Aunque en aquél momento se pensaba que era la parte oriental de las Indias.

Desde entonces Bayona, ubicada a pocos kilómetros del río Miño, que separa a España de Portugal, quedó grabada en la historia como el primer punto de Europa que recibió la noticia del descubrimiento, y también en su playa fue sepultado el primer americano en el viejo continente, ya que uno de los esclavos que llevaba el barco murió a poco de arribar a España.

Martín Alonzo Pinzón

El municipio de Bayona está situado en la parte meridional del Area Metropolitana de Vigo (provincia de Pontevedra), en el noroeste de España; limita al norte con el océano Atlántico y el municipio de Nigrán, al sur con el de Oya, al este con los de Gondomar y Tomiño y al oeste con el océano Atlántico y el municipio de Oya. Pertenece a la comarca del Valle Miñor y se encuentra a 58 kilómetros de Pontevedra y poco más de 600 de Madrid.

Las primeras referencias históricas de la villa de Bayona datan de principios del siglo XIII, aunque también existen noticias anteriores del desaparecido cenobio (lugar de retiro de monges) de San Cosme de Baíña. Los restos de las culturas casteña y romana son escasos en todo el municipio. La Colegiata de Bayona (hoy ex-Colegiata), un templo románico de transición al gótico, fue levantado en la segunda mitad del siglo XIII. El monumento de la Santísima Trinidad, una cruz monumental cubierta con un baldaquino, es del siglo XIV. La imagen de la Virgen de la Roca, de 15 metros de altura, que se levanta sobre el monte Sansón fue inaugurada el 14 de septiembre de 1930 por el obispo Antonio García y García después de más de 20 años de obras. Supuestamente en Bayona fue martirizada la ex santa Librada, también conocida como Santa Liberata, quien fue descanonizada en 1969.

A pesar de que es un municipio pequeño, unas 12 mil almas viven en Bayona. Pero sus atractivos son varios. Se puede comenzar haciendo la Ruta del Casco Histórico, donde se pueden visitar durante un recorrido de una hora y media por calles estrechas y empedradas descubriendo a cada paso un pequeño templo, un monumento o una vieja casa nobiliaria. El Casco fue declarado conjunto de interés histórico-artístico en 1993, coincidiendo con el V Centenario de la Arribada de la Carabela Pinta.

Carabela Pinta

Se puede visitar el Convento de las Domínicas, fundado en 1547. Se trata de un edificio construido sobre uno anterior del siglo XIII. En el interior de la capilla se destaca el retablo barroco del altar mayor, dedicado a la Virgen de la Anunciada, patrona de Bayona. La Capilla de la Misericordia, que fue edificada por orden de Felipe II en 1595 a la entrada de la fortaleza de Monterreal. En 1656 se reedificó en el casco antiguo de la villa donde hoy se encuentra. Es propiedad de la Santa Casa de Paz y Misericordia, y en su interior se destaca el retablo barroco, las lápidas del presbiterio y el Cristo de Oro, que según cuenta la tradición fue llevado de América lleno de monedas de oro en su interior hueco.

La Casa de los Ceta, los Salgado, Lorenzo Correa, Deán Mendoza, el Monumento a Alfonso IX, el Hospital Sancti Spiritus, la Capilla de San Juan, la de Santa Liberata, los edificios de Ex Colegiata de Santa María, Crucero de la Santísima Trinidad, y la Virgen de la Roca completan el recorrido por esta parte de Bayona.

Replica de la carabela "Pinta" en el puerto de Baiona en España.

En otro recorrido, la Ruta Pinzoniana, se puede visitar la réplica de la carabela Pinta. Reproducción a tamaño real construida en 1993. Alberga un pequeño museo en su interior que permite al visitante revivir la gesta del Descubrimiento contemplando figuras que representan a la tripulación y a los indígenas americanos, además de las reproducciones de los metales, plantas, alimentos, y “animales exóticos hallados en el Nuevo Mundo.

También se puede visitar el Monolito de la Arribada, en la plaza Pedro de Castro; el azulejo de la Arribada, el Pozo de la Aguada, donde según la tradición sirvió para abastecer de agua a la Pinta antes de partir hacia el Puerto de Palos, el 11 de marzo de 1493. El Monumento “Encuentro entre dos Mundos”, erigido al pie de la muralla de Monte Boi, muy próximo al lugar donde fue enterrado el primer nativo muerto en el Viejo Continente; y la estatua de Pinzón completan este recorrido con una duración aproximada de 45 minutos.

Sin duda uno de los mejores atractivos de Bayona es la Fortaleza Monterreal. Está ubicada en la península de Monte Boi cuya extensión es de 18 hectáreas rodeadas de tres kilómetros de murallas. La fortificación se conoce desde antes del nacimiento de Cristo y fue ocupada por diferentes pueblos, entre ellos celtas, fenicios y romanos. Ya en nuestra era se vio ocupada por diversos pobladores y sufrió gran cantidad de ataques y modificaciones. En 1963, el viejo edificio fue adquirido por el Ministerio de Turismo para la instalación del Parador “Conde de Gondomar”.

Desembarco de Colón en América

El edificio principal fue un punto estratégico sobre el que se conformó a lo largo de los siglos la defensa del territorio marítimo de las Rías Bajas. La transformación de la fortaleza en villa fue posible a que a los Reyes Católicos otorgaron la respectiva Carta puebla, que posibilitó que doscientas familias se asentaran dentro de las murallas, disfrutando de los mismos privilegios que los vecinos de Bayona.

Su período de mayor esplendor acaeció en los siglos XV y XVI, convirtiéndose en un próspero enclave comercial, gracias al privilegio que Juan II de Castilla concedió a Bayona y a La Coruña de ser los únicos puertos gallegos que podían comerciar con el extranjero. La apariencia actual del castillo procede de la reconstrucción efectuada en el siglo XVI por Diego Sarmiento de Acuña, conde de Gondomar, que lo renombró como Castillo de Monterreal en honor de los Reyes Católicos. Entre sus muros se produjeron acontecimientos históricos de gran relevancia. En su estructura, se pueden diferenciar dos períodos, el medieval y el renacentista, aunque en el solar ya había un castro o castellum en el siglo II a.C.

Castillo de Monterreal en Baiona

En el 60 a.C, cuando Julio César conquistó Bayona, tuvo que perseguir a los rebeldes hasta sus refugios en las islas Cíes. Romanos, visigodos y musulmanes dejaron su huella en el castillo. En 1331 la fortaleza fue atacada por la flota portuguesa del almirante Peñaza, fijando Fernando I de Portugal su residencia en el castillo. Soportó también los ataques piratas de Francis Drake, y en 1474, Pedro Madruga, tras atacar Bayona, construyó en el Monte Boi una torre, de la que aún se conservan vestigios.

El Parador “Conde de Gondomar”, rodeado por un bosque de pinos y vegetación autóctona cuenta con elegantes estancias en las que abundan los detalles decorativos de otras épocas. Salones señoriales para convenciones y habitaciones espaciosas, muchas de ellas con espectaculares vistas sobre el mar, integran un interior grandioso en el que sobresale la majestuosa escalera de piedra del recibidor, adornada con auténticas armaduras medievales.

Cualquier visitante del Parador, puede acceder al recinto de Monterreal y desde allí presenciar todo el entorno marítimo de Bayonay las soberbias puestas de sol sobre la ría. La lubina con navajas, en salsa de grelos, las mariscadas, la tarta de Santiago y las filloas componen el amplio abanico gastronómico del Parador. Desde el establecimiento se pueden organizar pequeños cruceros por las islas Cies y Estelas.

Fuente: La Capital

Parador Conde de Gondomar en Baiona

Artículo anteriorINSÓLITO, REFLOTAN UNA COSECHADORA EN MEDIO DEL RÍO DE LA PLATA
Artículo siguienteSAN ISIDRO FUE SEDE DEL PRIMER CAMPEONATO DE OPTIMIST VINTAGE