En vísperas de una subasta, el astillero Lanier Marine Liquidators almacenaba 1.200 lanchas rápidas. En las imágenes aéreas se puede observar lo que parecería un cementerio de barcos.

 

Ubicado en la ciudad de Dawsonville, Georgia, Lanier Marine Liquidators vende embarcaciones nuevas y usadas de varias marcas. “Vendemos 500 barcos al año durante 7 años, y actualmente somos uno de los nombres más importantes en el sureste de los Estados Unidos, atendiendo a clientes en Atlanta, Alabama, Tennessee y Carolina’s”, dicen los propietarios de la empresa, Shane y Laura Vaughan, en su sitio web de internet.

Además de vender lanchas rápidas, Lanier Marine también es especialista en la realización de subastas de lanchas rápidas y jets. De ahí viene su nombre, es decir, es una empresa encargada de la liquidación de los productos incautados, ya sea por morosidad de financiación, o recuperando robos y accidentes.

En estos eventos, en los que ofrecen cientos de embarcaciones simultáneamente, es posible comprar lanchas y jets usados ​​con un 10, 20 o incluso un 50% de descuento en relación al precio de mercado. Y aún quedan embarcaciones, averiadas, cuyo precio mínimo de compra no supera el dólar estadounidense.

Imagen aérea del astillero Lanier Marine Liquidators.

El problema es albergar tantas embarcaciones al mismo tiempo. Se necesita un espacio gigantesco, que Lanier Marine contrata solo para fines de almacenamiento y que, visto desde arriba, como en esta foto, parece un cementerio náutico. Pero no lo es, porque cada uno de estos barcos todavía tiene alma.

Artículo anteriorENTRE RÍOS: PREVÉN QUE LA BAJANTE DEL RÍO PARANÁ CONTINÚE HASTA JUNIO
Artículo siguienteECOLINE MARINE: EL ASTILLERO ITALIANO QUE PRODUCE BARCOS SOSTENIBLES