Quizá, nunca hayas visto nada como este híbrido. Mitad yate, mitad submarino, Migaloo M5, hará las delicias de todos los amantes del océano, tanto de la superficie como del fondo.

¿Cuál es el siguiente paso en un súper yate de lujo que recorre los océanos? Que pueda también sumergirse en ellos, ¿no crees? Este es el objetivo de toda una auténtica obra de la ingeniería: el yate Migaloo M5.

Este híbrido entre yate y submarino es capaz de transportar hasta 34 huéspedes. A proa, la parte del submarino ofrece seis camarotes VIP de 65 metros cuadrados, a la vez que el camarote del propietario mide unos 300 metros cuadrados repartidos en tres cubiertas. Un exclusivo transporte con 165 metros de eslora y 16 de manga.

Migaloo M5 puede permanecer sumergido durante tres o cuatro semanas a una profundidad máxima de 300 metros bajo la superficie del agua, además permite desplazarse a 20 nudos en la superficie y a 12 nudos cuando se encuentra sumergido. También la seguridad es uno de los grandes puntos de partida en su diseño, gracias a su doble casco inspirado en los últimos submarinos de combate.

Video

 

 


¿Cómo nació la idea de crear este híbrido?

Nació en 2013. Durante ese año, los fundadores del estudio austriaco de diseño de yates MOTION CODE: BLUE tuvieron la idea de crear un híbrido entre yate y submarino. La primera de estas creaciones se inspiraría en los submarinos de la US Navy. El éxito que tuvieron con él en prensa y usuarios de todo el mundo hizo que apostaran por crear Migaloo, una nueva empresa centrada en crear este tipo de híbridos sumergibles de entre 70 y 280 metros de eslora.


Por supuesto, sus creadores han pensado en las vistas, ya que las galerías del salón principal, comedor y salón de proa permiten observar la magia del fondo marino. La empresa cuenta con varios diseños, pero se comprometen a vender un único ejemplar de cada uno de ellos. Así que, como ves, la exclusividad está más que garantizada.

Fuente: La Razon

Compartir en: