A 30 AÑOS DEL ACCIDENTE DE SCIOLI EN LOS 1000 KM DEL DELTA

Compartir en:

Hoy se cumplen 30 años del día en que el ex motonauta y ex gobernador bonaerense, Daniel Osvaldo Scioli , perdió su brazo derecho en un accidente, mientras disputaba con su catamarán los tradicionales 1000 kilómetros del Delta del Paraná.

Aquel 4 de diciembre de 1989, mientras Scioli iba a bordo de su embarcación la «Gran Argentina», a la altura de la ciudad de Ramallo, perdió el control de su máquina a raíz de una ola generada por un buque pesquero, y se estrelló.

Segundos después del accidente, Nicolini (su acompañante que falleció hace unos meses también en un accidente en Italia) y Scioli estaban desparramados en el agua en un punto del trayecto absolutamente vacío. El argentino comenzaba a desangrarse por su herida y era urgente la necesidad de atención médica.

“El primer recuerdo que tengo es cuando me encuentro en el río, con el casco que no me lo podía sacar, con el brazo adormecido, mirando a mi alrededor, en la nada. No había nada. A Luca Nicolini no lo vi más durante ese día. Y de repente este milagro de que aparece esta lanchita”, dice Scioli.

«La lanchita era una embarcación de otra categoría, conducida por los pilotos Christian Bühler y Roberto Casavecchia, quienes divisaron el accidente y rescataron a Scioli y a Nicolini del agua. Casavecchia cargó al argentino y lo subió a la proa a la espera de ayuda».

No me di cuenta de que había perdido el brazo ahí. Me doy cuenta de que algo raro estaba pasando por la cara de los que me rescatan. Estaban espantados. Y veía sangre por todos lados”, describe Scioli en una extensa nota en Infobae.

 

Tras el impacto, rápidamente se dio avisó a los auxilios, y fue el vicecomodoro Jorge Barbero quien a bordo de un helicoptero de la Armada Argentina pudo aterrizar en un muelle cercano del Paraná

Luego de trasladar a Scioli en un helicóptero para su atención , Barbero destacó que fue una «emergencia» que lo tuvo como «protagonista», pues le tocó ser el «paracaidista» de rescate. Scioli al recordar el accidente destacó que estaba «desangrándose» en el Río Paraná y con un futuro incierto.

Scioli, junto a Luca NIcolini (amigo y copiloto Italiano) corrieron esa edición de 1989 de los tradicionales «1000 Kilómetros del Delta» a bordo de un Catamarán Frigidaire Turbo, pintada por el artista Pérez Celis. 

Años antes de entrar en política, Scioli desarrolló una exitosa carrera deportiva. Se dedicó a la motonáutica y participó en varias competiciones, siendo vencedor de estas. A mediados de la década de 1980, inició su carrera en motonáutica con su lancha «Semillita XIX».

En 1986 comenzó a competir en carreras de motonáutica. Fue escalando categorías hasta obtener el subcampeonato mundial de la clase 6 litros del offshore. En 1987, se incorporó al equipo italiano del ingeniero y constructor náutico Fabio Buzzi.

Después del accidente, regresó a la actividad en 1990, en la carrera Venecia-Montecarlo y llegó a conquistar más campeonatos de motonáutica en diferentes categorías: clase II en Mar del Plata (1992), Superboat (1994), Production A y Superboat (1995), Sportman B y Superboat (1996).

En 1992, el dúo Daniel Scioli-Luca Nicolini obtiene el Offshore clase 2. Durante 1993 el Comité Organizador del Gran Premio de España de Offshore One, anunció la presencia de Scioli como Comisario de Carrera de la competición celebrada en aguas de la bahía de Marbella.

En el año 1994, Scioli ganó la primera prueba del campeonato americano Superboat, corrida en aguas de la costa marplatense. Después compitió en otras cuatro pruebas por el campeonato americano:en Miami, Sarasota, Nueva York y las Bahamas; y entre el 3 y el 7 de noviembre defendió el título mundial.

Con su lancha La Gran Argentina, se adjudicó el Campeonato Mundial de offshore de la Clase III-6 litros, en las aguas del Río de la Plata, cerrando así con once años de carrera motonáutica. En 1997 Scioli se retiró de su carrera motonáutica.