Comunidad Náutica

Toda la información náutica Argentina y el mundo. Los contenidos de Paralelo Cero, Esloras y la revista Paralelo Cero Magazine.

FAROS DEL MUNDO – CARDOUAN EN FRANCIA

Desde el golfo de Vizcaya, la ancha desembocadura del río Garona, en la costa oeste de Francia, conduce hasta la ciudad de Burdeos. Siempre ha sido un centro muy importante para las exportaciones de vino francés.  Los mercaderes venían de España en el Siglo XIII a comprar vino, pero muchos de ellos naufragaban en el arrecife del extremo meridional del estuario del río. Cuando amenazaron por interrumpir el comercio, se encendió el fuego en el arrecife para indicar a los barcos el camino correcto por el río. Se llamó Cordouan en honor a los comerciantes españoles.

Las autoridades de Burdeos empezaron a cobrar cuotas a los barcos como pago para mantener el fuego. Éste fue el primer fin de las cuotas de faro en el mundo, ya en el Siglo XIII. Durante el siglo siguiente, el fuego al aire libre sobre el suelo se reemplazó por un fuego en una cesta de hierro, sostenida por una torre de unos 15 metros del alto. El fuego era atendido por un ermitaño que vivía en el arrecife pero, cuando murió, el fuego dejó de mantenerse y los barcos se hundieron nuevamente.

En 1584, el arquitecto francés Louis Foix, que entre otras cosas había diseñado y construido el castillo de El Escorial, fue nombrado para construir un auténtico faro en Cordouan.  Construyó una base redonda de piedra, de 41 metros de diámetro y sobre ella erigió una torre hermosa y resistente de 37 metros de altura. El trabajo duró 27 años y la luz se encendió por primera vez en 1611.

Era un faro magnifico. Tenía una entrada imponente. Sobre la grandiosa cámara había una capilla con un tejado abovedado, pilares, mosaicos, un altar y elegantes ventanas. Por fuera, todo el edificio estaba cubierto con pilares, columnas, estatuas y otros adornos. El diseño había estado regido por la idea de levantar un hermoso edificio. Por eso suponía que difícilmente podía verse la luz –un fuego dentro de una cesta de hierro en la parte superior de la torre-.

En 1727, la linterna con todas sus columnas de piedra fue reemplazada por una estructura de hierro. La cesta de hierro y el fuego fueron reemplazados por lámparas de aceite colocadas frente a unos reflectores. La antigua torre fue elevada a 57 metros en 1789. Desde entonces, la iluminación del faro se ha ido modernizando constantemente. Pero la antigua sección inferior, con la cámara y la capilla, todavía existe y probablemente hace que Cordouan sea hoy uno de los faros más bonitos del mundo.

Durante la marea baja, hay visitas guiadas y los visitantes vienen en barco desde las costas de Gironda (salida de Le Verdon-sur-Mer) o de Charente (salidas de Royan o de Meschers). Desembarcan, según las condiciones del día al pie del faro o más lejos en la arena y caminan unos 1000 metros hasta la entrada.

Compartir en: