Rompehielos Almirante Irizar

AVISO CEFIRO VENTILADORES

Ushuaia – El miércoles 31 de enero, el rompehielos ARA “Almirante Irízar” amarró en el muelle comercial de la ciudad de Ushuaia, concluyendo así la primera etapa de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2023/2024.

Dicha etapa comenzó luego de haber zarpado desde su apostadero habitual en el Puerto de Buenos Aires, el 28 de diciembre de 2023, incorporando días más tarde los helicópteros Sea King pertenecientes a la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros. Con el Grupo Aéreo Embarcado abordo, el Irízar se dirigió al sur con destino a la Base Antártica Conjunta (BAC) Orcadas, donde arribó el 6 de enero.

Esta primera fase implicó una navegación total de 5.248 millas náuticas (9.719,30 kilómetros) en 34 días de mar, durante los cuales se llevaron a cabo tareas de abastecimiento y transporte de combustibles; víveres frigorizados, refrigerados y secos; diversos materiales científicos y de construcción; así como carga general para las BAC Orcadas, Petrel, Marambio, Esperanza; y también para la Base Científica Carlini.

 

 

Se desplegaron cerca de 700 metros cúbicos de gasoil antártico; 380 tambores de nafta y JP1; 280 tubos de gas; y 1.200 metros cúbicos de carga general, 40 de refrigerada y 75 de frigorizada. Asimismo, el rompehielos realizó el repliegue de residuos; colaborando además con el Programa Antártico Checo en el retiro de materiales para su base temporaria Johann Gregor Mendel.

Como parte de las actividades programadas, se brindó apoyo a la actividad científica de nuestro país, en colaboración con la Dirección Nacional del Antártico; el Instituto Antártico Argentino; el Servicio Meteorológico Nacional y el Servicio de Hidrografía Naval.

El Comandante del rompehielos, Capitán de Navío Carlos Recio, expresó su satisfacción con la etapa concluida: “Cumplimos con todos los objetivos planteados por el Comando Conjunto Antártico, concretamos los trabajos de reaprovisionamiento, repliegue y despliegue de las dotaciones y grupos de trabajo que se desempeñan en las diferentes bases argentinas. También replegamos a las familias de la BAC Esperanza y desplegamos a los científicos que se encuentran bajo la órbita de la Dirección Nacional del Antártico e Instituto Antártico Argentino”.

“En la Antártida, las condiciones son muy adversas y cada operación requiere una planificación exhaustiva. Haber completado las actividades previstas sin novedades de material y/o personal, habla del profesionalismo de todo el personal a bordo”, puntualizó el Capitán Recio.

 

 

Durante la estadía en la ciudad de Ushuaia, el buque continuará efectuando tareas de reabastecimiento con carga proveniente del transporte ARA “Canal Beagle”, que arribó a Ushuaia después de zarpar de Buenos Aires el pasado 23 de enero, transportando material para la Fase II del desarrollo de la BAC Petrel; así como carga general para el reabastecimiento del resto de las bases y refugios en el marco de las etapas 2 y 3 de la CAV. Mientras tanto, en la Estación Aeronaval Ushuaia de la Armada Argentina, los helicópteros Sea King son sometidos a las tareas de mantenimiento preventivo, correctivo e inspección de sistemas.

Con miras al comienzo de los últimos dos tercios de la campaña, la Central Meteorológica a bordo continúa proporcionando su asesoramiento, considerando la complejidad de las actividades futuras. Dicha central, dedica especial atención a la identificación de ventanas meteorológicas y glaciológicas apropiadas, para el cruce del Pasaje Drake como así también para la navegación a través del Canal San Martín. Todo esto se realiza en vistas al reabastecimiento y recambio de personal de la BAC Belgrano II, la base más austral de nuestro país.

 

Artículo anteriorLOS DUEÑOS DE LOS YATES SECUESTRADOS POR ARBA REGULARIZARON SU SITUACIÓN
Artículo siguienteUNA BAJAMAR EXTRAORDINARIA DEJÓ BARCOS SOBRE EL LECHO MARINO Y MULTIPLICÒ LA SUPERFICIE DE LAS PLAYAS EN MAR DEL PLATA